Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La ausencia del Issues Management, en la Estrategia de Comunicación Corporativa del gigante del gas, advertida por el alza del crudo, el discurso de mercado justo del presidente Daniel Ortega, la multa del ente regulador y la presión de los grupos de defensa de consumidores, dieron el pretexto para que el mandatario Ortega interviniera la empresa de gas licuado mediante un Estado de Emergencia Económica. De esta forma, Tropigás enfrenta la mayor crisis, en sus 55 años de estar en el mercado nacional. El primer espaldarazo de las fuerzas mayoritarias del congreso nacional durante la presencia de los asesores corporativos de Tropigás, indica que será el lobbying una de las herramientas estratégicas a las que está recurriendo para ganar la batalla esta transnacional.

Desde el inicio de esta administración, el presidente mostró interés de participar en el sector de los hidrocarburos. La Esso fue la primera transnacional en batallar en similar situación, por negarse a almacenar y procesar el crudo enviado a Nicaragua en el marco de Alba. La Esso trajo una firma internacional de relaciones públicas para librar su cubo.

La falta de cabildeo con los grupos de presión, defensores de los consumidores, generó una opinión pública negativa para el gigante del gas, marcada por una serie de plantones frente a las instalaciones de la empresa Tropigás.

Luego por las denuncias de los medios de comunicación, sobre la queja de los consumidores de la falta de peso exacto en los productos de gas, el ente regulador multó a la transnacional.

El silencio de comunicación institucional -que dio lugar al rumor sobre el desabastecimiento del producto en el mercado- y una carta mal interpretada por el presidente del INE, David Castillo -sobre la supuesta amenaza de desabastecer el mercado de parte de la empresa de gas, si el ente no le autorizaba un incremento en su producto- fue el pretexto legal de la medida del Ejecutivo: decretar el Estado de Emergencia Económica.

Sin embargo, después del eco positivo del parlamento liberal sobre la explicación del asesor corporativo, Efrén Báez, la balanza parece inclinarse a favor de Tropigás. En un claro entrenamiento de oratoria y persuasión, el asesor corporativo evitó contestar con el mismo tono la reacción de la bancada oficialista que cuestionó el contenido de la carta basada en la supuesta práctica de Responsabilidad Social Corporativa, de esta empresa en el mercado. Esto dejó una de las primeras lecciones para el equipo asesor: evitar hablar de RSC y apostar al lobbying. Lección que el asesor corporativo aprendió rápido. Cambió su discurso de RSC y evitó discutir el fondo del párrafo polémico de la carta.

Báez nunca perdió de vista su objetivo de comunicación por el que llegó al primer poder del Estado: nombrar una Comisión Verificadora, integrada por el INE, Poder Ejecutivo, Accionistas de Tropigás, y sustituir la Comisión Interventora del Ejecutivo. Lo que supone a la vez que el parlamento rechace el Estado de Emergencia Económica.

El cambio de actitud del Presidente del INE, aunque se mostró a favor del Decreto Presidencial dejó entrever la posibilidad de acortar los tiempos. “Soy hombre de consenso…No debe rechazarse el decreto aunque se modifiquen los tiempos”. Este escenario, demuestra un primer round, para el gigante del gas, gracias al lobbying.

El Primer Secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, ha dicho que este poder del Estado dará prioridad a la situación de la empresa de gas licuado. Tampoco descartó el rechazo del Decreto Presidencial. También el silencio de los diputados Agustín Jarquín y Eliseo Núñez Hernández, miembros de la Comisión de Hidrocarburos, y la bancada del MRS, puede interpretarse como un espaldarazo hacia la transnacional de gas licuado. La pregunta obligada, ¿podrá más el lobbying de los asesores corporativos de la empresa líder de gas licuado que los millones que el Ejecutivo entrega a los diputados cuando le urge un paquete de ley –de acuerdo a declaraciones del Ministro de Hacienda y Crédito Público Alberto Guevara-.

Lo cierto es que si el lobbying libra a Tropigás, Efrén Báez, será el nuevo gurú en temas corporativos, pero esto es sola una parte del conflicto. Tendrá que continuar trabajando para contrarrestar la imagen negativa de la empresa ante la opinión pública, la cual durará en dependencia de la estrategia corporativa. Cuanto antes inicie este proceso mucho mejor.


*Investigador en relaciones públicas y medios de comunicación
Adrian090981@hotmail.com