•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Comenta una lectora que las películas de India o Nigeria seguramente no nos gustarían. Sin quererlo, plantea un antiguo dilema humano, entre conservadurismo e innovación.

Los primeros rechazan o son reacios a cambios y novedades. Consideran que están bien como están y, por tanto, es inútil ejercicio, una pérdida de tiempo conocer cosas nuevas.

Los innovadores opinan lo contrario. Negarse a lo nuevo es condenarse al atraso y la ceguera. La vida es cambio y los cambios vienen de la interrelación con lo novedoso.

Países nuevos en el mundo del cine, como India o Nigeria (o Corea del Sur, Vietnam, la misma China), y no tan nuevos (España, Suecia o Rusia), son centros donde se crean nuevas formas de entender el cine, o simplemente presentan otro cine, “su” cine.

Una persona o sociedad acostumbrada a comer ciertos alimentos tendrá su paladar condicionado a esos alimentos y será, de natural, reacia a otros platillos, que tendrá como “feos”. Pero si está en contacto constante con ellos, terminará apreciándolos.

De esto sabe la gente que, por cualquier circunstancia, se ve obligada a viajar.

Hay quienes quisieran ver a países como Nicaragua atados al mismo burro que les ha sometido por décadas. Sumidos en oscurantismo, ignorancia, atraso. Ajenos a lo nuevo.

Los cambios, todos, comienzan en procesos mentales que llevan a abandonar lo obsoleto para abrazar el progreso. Por tal motivo, es necesario promover la innovación. Educar en lo nuevo, cine incluido.

 

az.sinveniracuento@gmail.com