•  |
  •  |
  • END

En la creencia de muchas culturas se hace referencia que existe una forma sobrehumana para salir de problemas que muchas veces son de orden económico. Muchos, con tal de salir de la pobreza o de cualquier otra situación calamitosa, son capaces de pactar con el mismísimo lucifer, satanás o el diablo de los cien mil cachos. Se trata de que este ser demoníaco se apropia de nuestra alma y a cambio nos otorgue bonanza económica, poder o cualquier otra prebenda que nos satisfaga en nuestro estado de necesidad que de otra manera no se vería resuelto favorablemente.

Una característica de este pacto es que no es consultado con nadie, puesto que los beneficios son estrictamente personales, en ese sentido las consecuencias serían asumidas por el mismo individuo que de acuerdo con esta creencia particular solo el vendido es quien se consumirá en las llamas del infierno una vez que se acaben las cuotas de beneficio.

Parece ser que este tipo de acciones casi demoníacas ocurren en la política criolla, pues la dirigencia de los partidos políticos son capaces de tomar cualquier decisión a espaldas de sus propios militantes, sin importar los puntos de vista que esta base pudiese tener sobre cualquier tipo de amarre que implique negociar los propios principios por los que se lucha de una forma tan beligerante, y esto no se trata de corrientes ideológicas, tanto los de derecha como los llamados de izquierda son capaces de todo con tal de obtener algo o en última instancia de vengarse de algo o alguien en particular, aunque eso implique quemar las naves partidarias sin siquiera comenzar a navegar por los mares de las dificultades de encontrarse en una oposición difícil y de larga espera.

A como decía Rubén Darío en sus artículos de opinión, que no esperaba convencer a nadie ni hacerse creer que tenía la verdad absoluta, la verdad de las cosas es que la culpa es de aquellos que no tienen el valor de hablar en público sobre sus criterios, ni mucho menos el valor de dejar escritas sus palabras, por ello, mi opinión es estrictamente personal y no subordinada a nada ni a nadie, y contando con la excelente libertad de pensamiento practicada en este periódico de inigualable prestigio. Digo esto antes pues de seguro a muchos les puede salir la corroncha después de que lean mis líneas, sin embargo, creo que para oponerse y mantener una lucha digna por el pueblo no debe pactarse con el mismísimo diablo.

En la historia reciente quien comenzó a practicar este tipo de zanganadas fue el propio partido de gobierno, pues siendo oposición pactó con el ahora falso reo Alemán, no le importó la sangre de los caídos y usó triquiñuelas nefastas, para beneficiar a los altos dirigentes del Frente sandinista, sus familiares y amigos, además de todos los chupa huesos capaces de garrotear a cualquiera con tal de mantener su carguito de tercera categoría. Con esta venta del alma de todos los héroes se obtuvieron magistraturas de los poderes judiciales y electorales, diputaciones, contralores colegiados, concesiones comerciales, reformas constitucionales y legales, etc., etc., etc. Y al final de todo este cuento sigo sosteniendo que son pocos los que hoy se benefician de esos supuestos amarres beneficiosos para sus pobres del mundo, lo único que ahora se practica es la violencia y la delincuencia común por aquellos payasos que ahora intentan entrar a toda costa a esa camada de serviles y a lo mejor algún dirigente estudiantil se gana una diputación aunque son sea ni capaz de ganarse un titulo universitario por su propio cerebro.

Otra cosa característica en la política es la teoría freudiana de que mientras más se niega algo es porque más se quiere en el fondo, o sea, el que habla de las peras comérselas quiere. Luego otro caso relevante es el de los dirigentes de la derecha corrupta, tanto del Frente Sandinista, en el caso concreto de Eduardo Montealegre, que renegó hasta la muerte del reo Alemán y de sus compinches, al igual que el figurín Téller, que hasta aportó pruebas de corrupción en contra de este protegido del gobierno de turno, pero al final llegó con la cola entre las patas y volvió el ratón arrepentido, en busca de quienes le tiraron de todo y para reafirmar que lo había olvidado todo se amarra con el mismísimo siete lenguas de Enrique Quiñónez.

Una vez puestas todas las mancuernas es que se cocina la eliminación de la personería jurídica del Partido Conservador y del MRS, fue el propio Wilfredo Navarro, siguiendo líneas del PLC de Arnoldo Alemán; por si se les había olvidado a los dirigentes del MRS, quien le prendió fuego a la mecha de un cañonazo que ya todos sabíamos a quien iba a destruir, otra vez funcionando a la perfección el pacto satánico, a mí me parecía que la alta dirigencia del partido naranja había aprendido la lección de sus propios errores, parece ser que al menos me he equivocado con esa apreciación, todo estaba bien hasta la última conferencia, donde se dejaba a los simpatizantes del MRS al bateo libre, en eso estábamos totalmente de acuerdo, pues está bien que la gente vote por la persona y no por el partido, hay que ejercer el voto, ningún extremo es bueno, ni el abstenerse, que es como estar como muerto en vida, ni mucho menos votar nulo, a como lo pide nuestra Comandante que se ausenta a la hora de votar leyes trascendentales en la Asamblea Nacional y que quiere aferrarse a un movimiento político casi privado.

Pero de ahí a ser capaces de levantar la mano del candidato del mismísimo demonio me parece que existe una enorme distancia, eso sería como apoyar de manera oficial a los candidatos del Frente Sandinista que están vinculados a actos de corrupción, garroteaderas, servilismo chupamedias de la pareja presidencial, en fin, aquellos que de uno y otros partido no tienen ni el más mínimo signo de capacidad administrativa ni del más humilde municipio de esta país.

Me parece que eso fue una pifiada política de la dirigencia, y reitero que fue la dirigencia quien le prendió fuego a las naves, porque al menos no tengo información de que la convención del MRS se haya reunido para tomar tan trascendental decisión, si bien es cierto que no van a obtener ningún beneficio personal por este tipo de show periodísticos, tampoco me pueden asegurar estos dirigentes que meten la mano al fuego por Eduardo Montealegre en relación al caso de los ceni, lo mismo que por algunos altos dirigentes y funcionarios de este gobierno que están bien pegados pero que los tienen bien escondiditos gracias al servilismo de los Contralores colegiados, al final parece ser que sin querer queriendo se están sumergiendo en una gran pila de…junto con todos los corruptos del Frente y de los gobiernos anteriores, ése creo ha sido el mayor error que han cometido.

Al final de todo sigo sosteniendo que en Nicaragua se hace cada vez más imperiosa la necesidad de renacer el Movimiento Pueblo Unido, una organización social que logró aglutinar a todos los sectores y derrotar a la dictadura de Somoza, fue tras el triunfo de la Revolución que el mismo Frente lo hizo desparecer para no tener competencia en las organizaciones sociales, creo que ha llegado el tiempo de revivirlo, hagamos todo lo imposible, menos llegar a pactar con los mismísimos demonios que ahora tienen arrasado a un paraíso llamado Nicaragua.