•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con la incorporación de Panamá al Mercado Común Centroamericano se ha abierto una posibilidad de fortalecimiento de la integración regional, dada la capacidad y el peso de este país como hub de servicios de transporte, comunicaciones, banca y finanzas, gracias al funcionamiento del Canal de Panamá.

Ante este avance, el resto de la región centroamericana tiene que analizar y planificar cómo aprovechar mejor esa fortaleza de Panamá como nuevo miembro del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), para incrementar el peso y la significancia comercial y económica de esta región. El Canal y el ferrocarril transístmicos de Panamá deberían ser visualizados como inversiones y activos de la propia región centroamericana.

Y es que con lo anterior, se han creado las condiciones para analizar la necesidad de invertir fuertemente en la comunicación interistmica, de carreteras, eléctrica, telefónica y especialmente, ferroviaria; medios indispensables para interconectar más efectivamente a Centroamérica con el resto del mundo. México y Colombia, en los extremos norte y sur, para mejorar las ventajas de la interconexión regional.

De esa manera, los recursos que por ejemplo Nicaragua parece querer buscar para el financiamiento de un segundo canal transístmico que pase por su territorio, tendrían un mayor y más directo e inmediato impacto en el desarrollo de estos países, si se dirigieran a financiar un corredor ferroviario que atravesase desde el sur de México hasta Panamá.

Resuelto en Panamá el eje transístmico, Centroamérica requiere más integración en el eje territorial norte-sur de la región. El ferrocarril centroamericano es su paso más básico.

 

*Máster en Integración Regional.