•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras caminaba por las cercanías de los Juzgados de Estelí, en el barrio El Rosario (bastante limpio), sentí un olorcito que me golpeó el olfato. Observé por uno y otro lado para ver de dónde venía. Era un cauce, que también me golpeó la vista. Está lleno de basura y agua putrefacta. De eso, hace como tres meses.

Ahora pasé de nuevo y recorrí la calle para ver desde dónde venía. Es un cauce pequeño, pero muy mal oliente. Arrastra la basura hacia el río, a unos pocos metros. Y paralelo a una calle con bastante tráfico y comercio que, además, va hacia el recinto de la Universidad Autónoma de Nicaragua, UNAN. Es decir, por ahí pasa mucha gente.

Me llamó la atención que hay varias instituciones a la orilla. La parte más sucia y putrefacta está frente al centro de salud del barrio. Y, para colmo, también está un centro de desarrollo infantil. La única parte limpia es frente a las oficinas del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.

Todo esto me lleva a pensar que debería haber preocupación no solo por parte de la Alcaldía, sino de las instituciones que están ahí. Y, por supuesto, del Ministerio de Salud y los de medioambiente y educación. Los vecinos del sector y la universidad. Pero no solo debe pensarse en limpiar, sino evitar ensuciar y que otros ensucien.

Es triste ver cómo la gente tira todo a la calle y a los cauces, como que de nada valen las campañas que se han hecho llamando a los ciudadanos a querer este país y demostrarlo no ensuciándolo. O quizás simplemente esas campañas no existen. O habrá que hacer que nos eduquemos a la fuerza, con la aplicación real de multas. O una campaña para llamarle la atención a la gente que va tirando basura. A lo mejor nos educamos si los niños y niñas empiezan a llamarles la atención a los irresponsables que ensucian; quizás les dé vergüenza; porque si no nos educaron en la casa, nos van a educar en la calle.

El problema es que a unos no les importa tirarla y otros ni se preocupan. Están frente al problema, se tragan el olor, ¿y qué hacen los vecinos? ¿Se han quejado ante la Alcaldía? ¿Han hecho algo? Y a las instituciones que están ahí, ¿no les preocupa ese mal aspecto frente a su fachada? ¿No les preocupa sumarse a la violación de los derechos constitucionales a la salud y al medio ambiente saludable?

 

doraldinazu@gmail.com