Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si usted, lector, hace referencia a una mesa, sabrá seguramente de qué se trata. Si le preguntaran qué es una mesa, la respuesta, aparentemente fácil, no lo es tanto.

“Superficie plana sostenida por patas”, sería la respuesta inmediata. Pero una mesa puede estar sostenida en una pared, es decir, carecer de patas. También hay superficies planas con patas que no son mesas.

Por otra parte, ¿qué dimensiones mínimas debe tener una mesa para diferenciarla de cualquier otra superficie plana, con o sin patas, como, digamos, una mesa de noche?

Demasiadas veces, cosas o conceptos aparentemente simples resultan complejos. El subdesarrollo es uno de ellos. El atraso general de un país se imagina sin entenderlo.

La Naturaleza no es desarrollada ni subdesarrollada. Este estado es estrictamente humano. Son atrasadas las sociedades por causas múltiples, propias y ajenas, pero casi todas con denominador común: los factores educativos, culturales y científicos.

En otras palabras, los niveles educativos generales de un pueblo, país o sociedad.

El subdesarrollo es una telaraña de infinitos hilos, que hace las cosas, casi todas, una carrera de obstáculos con costos que se multiplican exponencialmente.

Afecta de manera general a todas las clases sociales, porque el subdesarrollo trasciende incluso titulaciones académicas. Es fenómeno reiterado en nuestros países que hijos de las oligarquías estudien en universidades de prestigio y regresen a repetir las mismas pautas de sus antepasados.

Como la mesa, es más fácil de imaginar que de entender. Continuaremos.

 

az.sinveniracuento@gmail.com