Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

En noviembre 09, se llevarán a cabo elecciones municipales en nuestro país; tres años después, noviembre 2011, serán las presidenciales. En Nicaragua, los políticos creen que quien gana las municipales, gana las presidenciales; nada más alejado de la verdad, ya que el voto para alcalde y munícipes es un voto más personal, ya que el candidato puede ser mi amigo de infancia y como sé que es una persona honesta, esforzada, trabajadora, talentosa, que puede aportar como alcalde a la solución de los problemas locales.

Le doy mi respaldo, no así en el caso presidencial, cuyo voto, exceptuando los indecisos, es tradicionalmente militante, independiente del candidato. Esto debido a condiciones históricas que determinan este comportamiento.

Pero lo cierto es que las próximas municipales están exacerbando los ánimos antes de lo necesario y han surgido las paradojas. Así los grupos MRS y MPRS, ambos ideológicamente de centro izquierda, han llamado a votar el primero, porque “no hay por quien votar, para poco tiempo después llamar a votar por el PLC en franca alianza o pacto con el liberalismo alemanista”; y el segundo llamó a votar en blanco…???
Lo primero que se me ocurrió fue pensar: “vaya forma de derrochar el talento, prestigio y capital político”. En efecto, leyendo declaraciones de la Sra. Hillari Clinton decía ésta: “No he pasado los últimos treinta y cinco años en las trincheras luchando por un sistema de salud universal, por los niños, por las familias, las mujeres, la clase media, para ver a otro republicano en la Casa Blanca despilfarrando la esperanza de nuestra gente”. No cabe duda que para esta talentosa señora y al margen de las diferencias ideológicas en otros aspectos, en éste de los problemas sociales ella está clara, muy clara de que hay por qué y por quién votar en USA.

Es más, fue ejemplar su decisión una vez derrotada por Obama, hoy candidato demócrata, de volcar su apoyo y llamar a sus electores a votar por Obama; prevaleció la firme convicción de sacar a los republicanos del poder en USA, antes que el orgullo lacerado o el sectarismo de grupo.

En nuestro país, parece que la derecha ha logrado permear o desviar la atención política de valiosos compañeros y compañeras hacia otros objetivos de lucha, que si bien son importantes, no están a la orden del día en la agenda por la lucha popular. Parece increíble que hoy, cuando el imperio se bate en la crisis más profunda, ante la cual muchos líderes capitalistas han manifestado que USA será desbancada como súper potencia en las finanzas internacionales, por haber puesto en peligro la estabilidad global debido a su codicia por la ganancia --y sentencia-- el mundo no será nunca más el mismo, después del septiembre negro. (Peer Stein Brük).

Y Sarkozy, ante la Asamblea General de la ONU, aseguró el “nacimiento del mundo multipolar”.

Mientras el imperio sufre una crisis de hegemonía, aquí en nuestro país una democracia enclenque, atacada por tirios y troyanos, pero al fin y al cabo nuestra democracia; con esperanzas, con errores y aciertos, busca su propia identidad y por primera vez puede existir en los marcos de una oleada favorable a su tendencia.

Hablamos del movimiento democrático de izquierda en América Latina, los posibles cambios en USA, la nueva relación de fuerzas que se establece en Europa-Rusia-China-Oriente Medio y que dan idea de la magnitud de los cambios que se avecinan. Aquí un grupo de compañeros entra en alianza con el partido representante del imperio, mientras otros se niegan a votar contra el imperio y dicen: “No hay por quien votar….o voten en blanco”.

Sociólogo*