•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El curador cubano-norteamericano Omar-López Chahoud estuvo presente en la exposición de las 22 obras artísticas de la señora Maruca Gómez, en el Centro Cultural Antiguo Convento de San Francisco, inaugurada el pasado domingo 23 de marzo, en el marco de la IX Bienal de Artes Visuales Nicaragüenses.

Como expresara el codirector del Instituto Nicaragüense de Cultura, Luis Morales Alonso, para reconstruir la historia contemporánea con diferentes puntos de vista y con distintas concepciones políticas.

Los trabajos de doña Maruca Gómez, a sus 90 años de edad, sobre todo las presentaciones de lo contemporáneo, “sin codificaciones”, pero artísticamente coherente en el tiempo, deja a la cognición del espectador, la libertad de la concepción propia. Según la artista, sus obras ocupan un área espacial “arbitrariamente”, sobre todo en la creación en base al reciclaje, para adquirir una nueva forma. Gómez se inició en la pintura hace aproximadamente unos 45 años.

El arte “recaudatario” de un recurso material desechado, que no sirve, pero que tiene su valor agregado en el rescate cultural, piezas de plástico, de hule, de llantas de vehículos, de los tubos o neumáticos, del hierro. La terquedad del procedimiento, no importa la edad, porque el tiempo queda en suspenso, cuando las manos de la artista van “cuajando” la expresión.

Recambiar la forma del objeto, darle vida a los ojos de los admiradores de la exposición. La nueva calificación de la materia, “alterar” esto y aquello con la especial capacidad de la artista granadina, reiterativo, a sus 90 años, es una ejecutoria maravillosa.

La reivindicación de la naturaleza material, el reciclaje. Es raciocinio, con calidad racional, para que usted y nosotros juzguemos lo que creamos conveniente, desde nuestra óptica, lo que creamos y lo que pensemos, que generemos la reacción de nuestras neuronas.

La señora Maruca Gómez, hija autóctona de la Granada colonial, tiene toda una fortuna de méritos. Ese espíritu ecológico, la conservación del planeta, expresión de Luis Morales Alonso, los dibujos clásicos también, sus desnudos, sus pinturas abstractas. “Es una artista completa, como diríamos, es la Lois Buryuá de Nicaragua, artista francesa que vivió a una edad bastante grande, una mujer revolucionaria en las artes que trabajó todos los materiales, bronce, mármoles, madera, igual que doña Maruca”, reseñó. La exposición estará en esta ciudad hasta poco antes de la Semana Santa, en el Centro Cultural Antiguo Convento de San Francisco.

Los curadores internacionales de la IX Bienal de Artes Visuales Nicaragüenses seleccionaron su obra, como premio, para que represente a Nicaragua en la Bienal de Guatemala, junto a cinco artistas nacionales.

Se considera que doña Maruca a esa edad tiene una mente joven. Hace dos años la Bienal anterior le rindió homenaje.

Ahora en la IX Bienal, dos grandes críticos de arte de prestigio internacional, parte del jurado, Oliver Martínez de México y el español Agustín Pérez Rubio, la galardonaron.

Es autora del busto al Príncipe de las Letras Hispanoamericanas, Padre del Modernismo, Rubén Darío, que el año pasado fue inaugurado en las inmediaciones del Parque Azul, antes de llegar al muelle de Granada.

En sus obras, las que conocemos, se nota la firmeza de su carácter, su determinación humana, femenina, su energía, la decisión en su trabajo hasta la intensidad de cada creación.

Sus obras tienen mucha firmeza, mucha fuerza, se levantan sin declinación de edad, su inspiración, son enunciado de lo que podemos hacer y no hacemos.

Sus figuras declaman el arte, es su forma de pensar, su forma de ser y de decir lo que tiene que decir, es la oratoria de la cultura, de sus experiencias, de sus vivencias con la naturaleza, un grito para que la salvemos, que no la sigamos destruyendo, porque la naturaleza no es reciclable ni podrá ser jamás objeto de clonación.

Es el amor inmenso a la tierra, al medio ambiente, es su arte, es su manifestación contra la deplorable actitud de envenenamiento, congestionamiento y contaminación del sistema ecológico, herido, intentando sobrevivir.

 

(*) Periodista