• |
  • |
  • END

Con el reciente cierre de algunas Clínicas Previsionales, diferentes medios de comunicación han especulado en torno a si estos tienen el objetivo de inducir a la conformación de un Sistema Único de Salud.

En este sentido se cuestiona la supuesta imparcialidad de esta decisión, ya que se afecta a empresas que brindan “mejor servicio” que otras, así como el desamparo en el que quedan los asegurados y trabajadores de los mismos.

Independientemente de verdades, causas y problemas generados por esta decisión, no menos cierto es la urgencia de acciones encaminadas a mejorar la calidad de servicios no sólo de estas empresas, sino de todas las Instituciones y Establecimientos de Salud definidos en los Artos. 64 y 65 de la Ley No. 423, Ley General de Salud.

El problema inicia desde el momento en que la Dependencia encargada de supervisar los requisitos y normas técnicas para la habilitación de estas entidades (farmacias, laboratorios, clínicas, etc.) flexibiliza y deja pendiente su cumplimiento, a veces por amiguismo e intereses económicos, permitiéndoles seguir trabajando, pues “mal que bien” resuelven y además son fuente de trabajo de recursos profesionales y no profesionales, dejando las recomendaciones pertinentes de mejoras a determinado plazo.

En algunos casos inclusive se apertura sin contar con autorización alguna.

Es importante señalar que el Arto. 53 de la Ley en mención establece la conformación del Sistema General de Garantía de Calidad. Hasta la fecha desconozco si el Ministerio de Salud lo ha implementado, pues a esta institución le corresponde reglamentar sus componentes, organización y funcionamiento.

El Arto.54 de la misma ley define sus funciones:
- Función preventiva.

- Función correctiva.

En resumen, estas funciones obviamente van enmarcadas en la garantía de la calidad que brindan las Instituciones y Establecimientos mencionados en cuanto a recursos humanos, cumplimiento de normas en materia de tecnología e infraestructura, posibilidad de fraudes, atención al usuario, etc.; así como aquellas conductas o hechos que representan una amenaza potencial para el desarrollo pleno del modelo de salud adoptado, así como el mejoramiento continuo a través de labores de inspección y el cumplimiento de los deberes conforme las obligaciones que surjan del proceso de habilitación con el objetivo de corregir y prevenir ocurrencia de hechos que atentan en forma grave contra las reglas básicas de operación que ponga en peligro la vida del paciente.

Es por eso que el Estado debe ser beligerante en la aplicación del marco legal vigente en esta materia, pues al igual que la elaboración de fármacos lo que se pretende es garantizar la calidad total.

Como usuarios de servicios de salud estatal o privado debemos comenzar a entender y manejar el concepto de calidad; no podemos caer en el conformismo que hasta el día de hoy ha traído como consecuencia inclusive algunas muertes por negligencia, debido a la mediocridad de estos establecimientos de salud.

Para conocimiento general cito textualmente los artos. 8 y 55 numeral 14 de Ley General de Salud:
Derecho de los Usuarios
Arto. 8 - Derecho de los Usuarios. Los usuarios del sector salud, público y privado, gozarán de los siguientes derechos; numeral 24 exigir que los servicios que se le prestan para la atención de su salud, cumplan con los estándares de calidad aceptados en los procedimientos y prácticas institucionales y profesionales.

Arto. 55 - Habilitación: corresponde al Ministerio de Salud definir los requisitos esenciales que deben cumplir las instituciones prestadoras de servicios de salud para poder obtener su licencia de funcionamiento a través de la correspondiente habilitación.

*Químico-farmacéutico. UNAN-León.