•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En vista de los variados comentarios publicados en la versión electrónica de El Nuevo Diario relativos al artículo del sábado 5 de abril, titulado “Familias nicaragüenses de origen judío: Los Sefardistas”, y a otros recibidos personalmente, consideré pertinente continuar con el tema de la expulsión judía de la península ibérica, o bien Sefarad para los sefaradíes.

Relación histórica: existen en España y Portugal claros indicios de su presencia 1,000 años antes de Jesucristo y evidencias reales desde inicios del imperio romano. Llegaron antes que los visigodos, árabes y el cristianismo. Esta poderosa razón hace que muchos apellidos judíos se consideren hoy españoles o portugueses, inclusive adosados a viejas provincias ibéricas.

La lista de nombres de familias sefardíes publicada en el trabajo referido no obedece a capricho alguno o a decisión propia. Fueron extraídos de los listados publicados por España para aquellos judíos sefarditas cuya nacionalidad española, les será devuelta de acuerdo a nuevas ordenanzas emitidas hace mes y medio. Me tomó horas la revisión de tales listados. Sorpresas recibí, al igual que ustedes.

Confirmo: Según censo realizado por la Iglesia católica de España, existen 5,220 apellidos israelitas sefardistas definidos. Estos nombres de familia fueron extraídos de los libros de los penitenciados por el Santo Oficio de la Santa Inquisición, también de los censos de las antiguas juderías y de otras fuentes que indican claramente que las personas portadoras de los apellidos registrados son israelíes o judeo-conversos.

Pues sí, centenares de miles de nicas tenemos origen judío, mas esto no significa que seamos israelitas de la tribu de Benjamín o sefaradíes. Tendríamos que probarlo, más si quisiéramos el pasaporte de la Comunidad Europea, y allí está el detalle. A continuación, otros apellidos judeo-nicas, sin acentos, eñe o diéresis, tal como aparecen:

Acevedo, Acuna, Aguado, Aguilar, Alfaro, Amaya, Arevalo, Arias, Arroyo, Aviles, Ayala, Baltodano, Barcenas, Barrera, Baquedano, Calvo, Campos, Cardoza, Castro, Centeno, Cerna, Contreras, Correa, Cortes, Duarte, Espinoza (s), Fajardo, Herrera, Larios, Laguna, Luna, Maradiaga, Matos, Matute, Mejía, Mercado, Montiel, Orozco, Ortega, Olivares, Pacheco, Padilla, Paiz, Prado, Pineda, Ramos, Reyes, Ruiz, Rosales, Rivera, Robles, Rios, Quinones, Salgado, Sevilla, Sosa, Solano, Soto, Sotelo, Solis, Ubeda, Urtecho, Vega, Villalta.

Una vez más, nuestros apellidos terminados en -ez están incluidos, como Benitez, Martinez, Gonzalez, Gutierrez, Vazquez, Velazquez, Perez, Hernandez, Fernandez, Jimenez, Baez, Lopez, Juarez, Jerez, Lainez, Gomez, etc. Y todos sin acentos, puede que en el leguaje de Sefarad, el ladino, fuese así. ¿Continúan sorprendidos?... Pienso que sí.