elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Defensa Civil, coordinada por el Ejército de Nicaragua, ha demostrado mucha destreza y eficacia en las acciones de protección a la población ante la emergencia resultado de la serie de sismos desencadenados el jueves último por la tarde, por un terremoto de 6.2 grados en la escala de Richter, tal como lo catalogó el Instituto Nicaragüenses de Estudios Territoriales (Ineter).

Aunque el nerviosismo cundió en gran parte de la población nicaragüense, por los recuerdos del terremoto de diciembre de 1972, que con igual intensidad (6.2 grados) destruyó Managua, esta vez el daño fue relativamente mínimo en términos humanos y materiales. Según información oficial, se contabilizan 2 mil 141 viviendas dañadas, 600 de las cuales se ubican en Nagarote, municipio situado al occidente de Managua, y menos de 50 personas lesionadas. Solo hubo una víctima mortal, una joven de 23 años que sufrió un infarto tras una crisis de nervios.

Lo que más hubo fueron personas desalojadas y llevadas a refugios, por la acción inmediata de la Defensa Civil apoyada por las alcaldías. Y es importante señalar también que el sector privado colaboró con las medidas de prevención, al punto de que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) solicitó a sus afiliados que suspendieran labores el viernes 11 de abril por la tarde, para que las familias de la capital y de las ciudades aledañas permanecieran reunidas en caso de una emergencia, porque la vida es primero.

Debemos reconocer que las instituciones públicas suministraron información suficiente y a tiempo, y activaron planes de respuesta inmediata. La Alerta Amarilla subió a Alerta Roja a la media noche del jueves, y el viernes los comités de emergencia ya estaban en los lugares más afectados por los sismos.

Sabemos que Nicaragua es un país de alto riesgo sísmico. En 1931 y en 1972 hubo debacles sísmicas que lo han dejado claro. ¿Se puede evitar que la tierra tiemble? No. ¿Se puede predecir? Tampoco. Se puede estar preparado. Eso sí, y eso salva vidas.

Es importante que los nicaragüenses podamos disfrutar con tranquilidad de esta Semana Santa, manteniendo por supuesto la precaución, y estando atentos a las recomendaciones y alertas de la Defensa Civil, que ha redoblado sus planes de protección, a propósito de las vacaciones que para muchos ciudadanos comienzan este lunes 14 de abril.