•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Quién diría, que lo que inició con bailes y cantos en una tarima en la plaza central en Kiev, terminaría con un gobierno derrocado, un desmembramiento territorial y con otras fuerzas en el poder?

Tras los bailes, día a día centenares de jóvenes de todo el país comenzaron a llenar la plaza. A estos luego se les unieron los grupos de jóvenes radicales que chocaron con las fuerzas antidisturbios. Atacaron la alcaldía de la capital, y grupos educados y previamente entrenados atacaron las oficinas del Presidente.

Jóvenes con ejes bien estructurados sobre la corrupción, falta de transparencia, desempleo, el deseo de asociarse con la Unión Europea y otros temas que vinculan errores administrativos llenan las cámaras de televisión y el internet. El mundo cree las noticias internacionales. Las víctimas llegan a centenas y el orden constitucional se rompe. El presidente sale huyendo. Él sabe lo que esas fuerzas son capaces. El recuerdo del líder libio está presente.

En Ucrania como en Libia, se juntaron todas las etapas que integra la tecnología de la desestabilización. Se prepararon diez mil jóvenes dentro y fuera del país en temas de liderazgo, gobernabilidad, libertad ciudadana y activismo juvenil. Otros cientos se entrenaron militarmente. Todo este ejército reprodujo lo aprendido a otra enorme cantidad de jóvenes, que lograron copar las redes sociales. Es un plan bien organizado, con muchos años de preparación y bien financiado.

Parece, que muy pocos vemos la posibilidad de que los brokers de la desestabilización puedan hacer lo mismo en nuestro país. ¿Por qué tan confiados?

Las respuestas giran en torno a la desorganización de la oposición. A la falta de líderes políticos opositores independientes y no corruptos. Responden que como en toda sociedad existen problemas, pero que “nadie se lanzaría a una aventura como esa”.

En todo caso, asumen que Nicaragua ya peleó su guerra y EEUU tiene otras preocupaciones en estos momentos, pero igual pensaba Gaddafi, con las excelentes relaciones que tenía con Occidente. Y en Ucrania nadie pensaba lo que les ocurriría tan solo unos meses atrás. Venezuela entró en crisis y las protestas continúan. Tras darle seguimiento por más cinco años a estos procesos desestabilizadores de política exterior, pocos estamos más que seguros de que varias etapas de preparación aquí ya se han cumplido. Como toda enfermedad, la mejor recomendación es estar prevenidos.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus