•  |
  •  |



En ocasión del 25 de noviembre, Día internacional contra la violencia hacia la mujer, estamos asistiendo a un acto más de violencia hacia las mujeres en este país, con la acusación realizada a nueve compañeras destacadas en la historia del movimiento de mujeres; quieren llevarlas a la cárcel por defender los derechos humanos de las mujeres y niñas de este país, en todo momento y contra quien sea (quizás ése sea el gran delito). Estas compañeras han asumido el rol de defensoras permanentemente, rol que ningún gobierno, incluyendo el actual, ha podido asumir con capacidad y responsabilidad cuando de derechos de las mujeres y de la niñez se trata, a pesar de los compromisos que Nicaragua ha firmado en conferencias internacionales. Estas mujeres han estado presentes siempre para denunciar y demandar acciones sobre lo que nos está pasando: el pacto utilizó la vida de las mujeres, lo demostró este año con la penalización del aborto terapéutico, 80 mujeres han muerto en este año por razones ligadas a un embarazo, algunas de ellas murieron porque se les negó el derecho a un aborto terapéutico, otras se pudieron haber evitado con mas información y atención de calidad, una de cada tres mujeres en este país sufre violencia, todas las niñas embarazadas han sido violadas, el abuso sexual es una epidemia silenciada de la que no se habla porque el 68% de los casos ocurre en los hogares, el grupo de edad más afectado es entre los 11 y 15 años: el 96% de las víctimas son del sexo femenino, la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes es ya un crimen organizado en este país. Ésta es parte de nuestra realidad como mujeres, es una pena que existan actitudes mezquinas o ¿lo que pasa con las compañeras será una amenaza para las organizaciones de la sociedad civil que han tenido una posición beligerante frente a estos temas? Debemos estar preparadas y unidas.

*Pedagoga y promotora de derechos humanos.