•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Por qué Putin tiene a Occidente tan enredado y preocupado? A lejos se nota, pues los tonos y contenidos de los artículos occidentales en los medios de comunicación, e incluso los especializados en asuntos internacionales, se centran en dos únicos culpables: en primer lugar, Putin y luego Rusia.

Vladimir Putin es un caso complejo que día a día se manifiesta con mayor énfasis a la luz de la crítica coyuntura internacional y facilitadora de cambios estructurales significativos en el sistema internacional. Mas no es difícil someterlo metodológicamente, bajo el prisma del análisis de las relaciones internacionales.

Lo complejo sobre la biografía de Putin es la experiencia en la inteligencia soviética y como esta formó su concepción sobre la dinámica de poder en los asuntos internacionales. Una gigantesca lista de operaciones en las guerras secretas de los servicios de inteligencia, y no solo del periodo soviético, fundamenta su actitud de defender a Rusia y de generarle mayores capacidades para su resurgimiento como potencia.

Los éxitos de 70 años de la labor de la inteligencia soviética, echados al traste por la soberbia, egolatría y mediocridad de líderes políticos soviéticos como Stalin, Mijail Gorbachov y Boris Yeltsin. Putin, por experiencia propia, conoce lo que representa un político y qué distancia enorme existe entre un oficial de inteligencia y estos. Sobre todo, el nivel de riesgo que corren exponiendo su propia vida en el terreno del adversario y la buena vida que los políticos se dan.

Muchos ven el ascenso de Putin al Kremlin como una habilidad personal y ambición al poder. Otros aseguran que fue puesto precisamente por generales de la KGB y el GRU, luego de ver el abismo sin fin que le deparaba a la misma Rusia de no detener a políticos inescrupulosos e ineficientes y a los oligarcas inmediatamente. La llegada de Putin tiene mucho que ver con la caótica situación que atravesaba Rusia y la misión que se le encomendó fue restablecer el orden, superar el caos y reposicionar a Rusia.

El retroceso económico, que sufrió la URSS, por culpa de los adversarios extranjeros en una guerra prolongada y desgastante. El desastre geopolítico de desintegración de la URSS, la precaria situación económica en que nace Rusia, la derrota del ejército en la primera guerra en Chechenia, la lucha contra el fundamentalismo islámico, en la cara de la lucha contra el terrorismo, el avance de la OTAN hacia sus fronteras, la instalación de un escudo antimisil y el perfeccionamiento de las capacidades militares norteamericanas demostradas desde Irak en 1991 hasta Libia, en el 2011, y la amenaza latente de sucumbir ante las operaciones desestabilizadoras de las revoluciones de color y primavera, dirigida muy fina y eficazmente por sus adversarios de siempre, han obligado a los verdaderos círculos de poder ruso, a emprender un camino de recuperación y defensa en todos los niveles.

Por eso, Putin ha facilitado el desarrollo y engrandecimiento de las capacidades de los diversos servicios secretos rusos. Los recursos económicos no importan.

Putin no sub-valora, sino que le da prioridad a la información de inteligencia y a sus oficiales. La información de inteligencia llega hasta cierto punto sin politizarse y puesta a criterio y uso único del tomador de decisiones, ha sido ciertamente superada. Putin detesta a los políticos tradicionales, vividores de esta. Aquellos que no proceden de arriesgar la vida por su patria y su nación. Él sabe cuánto cuestan estos y cómo se pueden reclutar, o a su vez desechar. Para Putin, lo que importa siempre es lo mismo que le pedían a él cuando era un oficial en el centro: la lealtad y los resultados en defensa de los intereses nacionales rusos.

A Putin no le agradan los oligarcas y le ha puesto control. Tiene su propio grupo de poder donde la jerarquía tal vez no es necesariamente él, pero sí juega un papel clave. Entiende que a estos no los podés dejar a rienda suelta, pues serán los primeros que venderán todo.

La pregunta entonces sería: ¿Actúa Vladimir Putin con lógica en los asuntos internacionales?

* Msc. Presidente Ejecutivo del Centro Regional de Estudios Internacionales (CREI)