•  |
  •  |
  • END

Está ganando el FSLN las elecciones municipales 2008 de manera amplia, clara y transparente. La izquierda nicaragüense que gobierna desde el 10 de enero de 2007 va ganando la capital del país, nueve cabeceras departamentales más y un total de 94 municipios. Estos resultados favorables aumentarán en marzo de 2009 cuando se realicen las elecciones municipales en la Región Autónoma del Atlántico Norte. Especial significado tiene la victoria en Managua, la joya de las plazas electorales, donde el candidato a alcalde, Alexis Argüello Bohórquez, de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, encabezada por el Frente Sandinista, obtiene el 51% de los votos contra 46% de su adversario, el banquero Eduardo Montealegre, candidato de la derecha, cuando el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, ha contado el 70% de las actas de votación de las Juntas Receptoras de Votos. La ventaja de cinco puntos porcentuales parece irreversible.

Argüello, tricampeón mundial de boxeo, miembro del salón de la fama del boxeo mundial, defensor de sus coronas en múltiples ocasiones sin ser destronado jamás, llamado “El flaco explosivo”, conocido como “El caballero del ring”, considerado el mejor atleta del país y uno los nicaragüenses más conocidos en el mundo, es hermano de un héroe de la liberación nacional caído en Batahola en junio de 1979. Argüello, quien derrotó a Rubén Olivares, Alfredo Escalera y Jim Watt para obtener sus tres coronas en el boxeo profesional, ha ganado junto al FSLN su cuarta corona. Al ser el candidato del partido de la izquierda nicaragüense, Argüello ha obtenido el título de tetracampeón. Su victoria con el sandinismo en la capital no tiene antecedentes. Nunca un deportista de primer nivel ha sido alcalde de Managua y probablemente de ninguna cabecera departamental. Alexis, nacido en la pobreza, que mejoró su nivel de vida a base de golpes, disciplina y esfuerzo físico, le propinó su segunda derrota electoral al candidato derechista, oligarca y banquero Montealegre. Este último se tendrá que conformar con ser concejal de la capital y dejar su diputación si realmente quiere servir a los habitantes de Managua, por mucho que no quiera reconocer, como niño malcriado, los resultados electorales. El banquero también fue derrotado en las elecciones presidenciales de 2006 por el FSLN con Daniel Ortega Saavedra y pretendía usar la Alcaldía de Managua como trampolín para ser candidato presidencial en las elecciones de 2011. No sólo el FSLN y Alexis ganaron. Otro gran ganador con la derrota del banquero es Arnoldo Alemán Lacayo, quien lo ha apartado del camino por la candidatura presidencial y podría ordenar a la bancada del PLC apoyar la desaforación de Montealegre por el escándalo de corrupción generado por la quiebra de diez bancos privados a lo largo de los años noventa. Alemán Lacayo, actual reo y en proceso judicial por corrupción, ganó perdiendo.

Victorias sandinistas destacadas son las logradas en cabeceras departamentales como León (51%), Estelí (73%), Somoto (56%), Ocotal (55%), Chinandega (53%), Rivas (51%), Matagalpa (54%) y San Carlos (55%). La lucha electoral está reñida en Boaco y Jinotepe donde el FSLN obtiene 49% con un punto porcentual o menos de ventaja; así como en Masaya donde existen posibilidades reales de ganar. León y Madriz son departamentos donde el FSLN ha ganado todos los municipios, incluyendo las cabeceras. En la ciudad de León, bastión sandinista, se originó el FSLN y en Madriz hubo una base social considerable de la llamada “contra”; el “efecto hermanos Mejía-Godoy” no funcionó ni en Somoto, ni en todo el departamento de Madriz.

Juigalpa y Jinotega, en departamentos donde existió mucho respaldo a la contrarrevolución, serán ganadas, según las tendencias, por el PLC. Sin embargo, no puede obviarse el probable efecto negativo de las críticas al candidato sandinista en Jinotega, Leoncio Sáenz, relacionadas con el manejo del dinero entregado a él como diputado. En León no parece haber influido de manera significativa el “efecto garrotazo” con que los medios de comunicación criticaron al candidato a alcalde sandinista, Manuel Calderón, ni los errores cometidos por la administración edilicia actual de Tránsito Téllez, así como tampoco el retiro de algunos aliados de la derecha.

No obstante, hay que analizar si disminuyó la cantidad de votos de los leoneses a favor del FSLN. Granada es la cuna de las ideas y de las clases sociales más conservadoras o retrógradas de Nicaragua. Desde tiempos coloniales ha sido ganada por los liberales (lo cual no es extraño porque conservadores y liberales siempre han defendido a los ricos, poderosos, aristócratas y oligarcas). Obviamente que en Granada han pesado mucho la corrupción e ineficiencia del ex-alcalde Álvaro Chamorro Mora, quien llegó al cargo como aliado del FSLN en la Convergencia Nacional. Tres lecciones debe sacar el FSLN de los resultados en estas ciudades, a saber: 1) No exponer nunca más a sus candidatos electorales a acciones violentas, como en León; 2) El pueblo votante castiga la corrupción y la ineficiencia, como en Jinotega y Granada; 3) El gobierno central debe impulsar obras de progreso impactantes en Jinotega, Granada, Juigalpa y León, para recuperar o impedir la pérdida de más votos en próximos comicios --no puede negarse que el nuevo hospital construido en la ciudad de Boaco y la carretera nueva adoquinada en La Libertad, Chontales (municipio donde nacieron el Cardenal Obando, el General del Ejército, Hallesleven, y el Presidente Ortega), sirvieron para ganar la elecciones locales ahí.

En estas elecciones municipales se demostró una vez más el civismo electoral de los nicaragüenses. Los observadores electorales de 24 países, así como nacionales, avalaron el orden y la transparencia del proceso. El porcentaje de abstención será similar a años anteriores y sin mayor diferencia que en otros países.

Si ocurrieron incidentes, éstos fueron pocos y aislados, sin repercusiones municipales, departamentales o nacionales. El PLC y Montealegre quieren invertir el resultado electoral en Managua con las mismas cifras, pero al revés. Claro, no pueden tratar de engañar al pueblo con un resultado tan reñido como en las últimas elecciones presidenciales fraudulentas de México, donde la derecha “ganaba” por décimas o centésimas de puntos. No hubo fraude, no hay fraude, no existe el “Managuazo”. No terminan de aceptar su derrota. Y se dicen demócratas. Que aprendan de la actitud democrática del FSLN que ha aceptado siempre todos los resultados electorales negativos, a nivel municipal, regional o nacional. El PLC debe respetar los resultados, al igual que todos, por la democracia.

¿Qué dirán los que levantaron las banderas de la lucha contra la dictadura y la violación de las libertades (slogans gastados que no pegaron), y que querían que estas elecciones municipales se convirtieran en un referéndum contra el gobierno? El pueblo votó mayoritariamente por el FSLN a pesar de las campañas mediáticas de desprestigio, dentro y fuera del país; a pesar de los intelectuales, columnistas o políticos (símbolos de la “izquierda” light vergonzante, aliada de la derecha neosomocista) que escribieron sin pudor, cosas tales como: votar por el PLC, no votar por monigotes, anular el voto, abstenerse, irse del municipio, no ser más ni menos revolucionario si se votaba por la casilla de la ultraderecha, no creer en mitos, insinuar que votar por el FSLN era votar a favor de la muerte y en contra de la inteligencia; y hasta negaron la lucha de clases en las elecciones. La agenda del pueblo no es la misma de la derecha, ni de la izquierda “light”. En síntesis, el pueblo, con el FSLN, Alexis, Daysi Torres y Enrique Armas, obtuvo más victorias y ganó la cuarta corona.