•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por muy antifidelista que sea, nadie puede tapar el sol con un dedo. Cuba produce los equipos y ‘kits’ reactivos que permiten la detección de cinco enfermedades del metabolismo durante la etapa neonatal, que ya se aplican en Brasil, México, Venezuela, Argentina y, desde luego, con cobertura total en la isla del Caribe.

La tecnología cubana realiza pruebas para detectar enfermedades en neonatos que permiten descubrir hipotiroidismo congénito y fenil cetonuria. Los beneficios son brindar a los niños una mejor calidad de vida, desarrollo neuro-cognitivo normal y en muchos casos evitarles la muerte.

La exportación de medicamentos y equipos médicos, sobre todo vacunas, es después del níquel el segundo renglón de exportación de bienes de Cuba, con un ingreso estimado al cierre de este año de 8,200 millones de dólares.

Esta tecnología, con la marca Suma (Sistema Ultramicro Analítico) y desarrollada por el Centro de Inmuno Ensayo (CIE), permite detectar en la sangre de cada neonato trastornos del metabolismo: hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria, hiperplasia adrenal congénita, deficiencia de biotinidasa y galactocemia.

Mediante relaciones comerciales con la empresa cubana Tecnosuma Internacional, se puede acceder al equipamiento y los ‘kits’ de diagnósticos aportados por la isla, que han permitido investigar a miles de niños y diagnosticar precozmente las enfermedades, además garantizan la identificación, el diagnóstico y el tratamiento específico de los bebés.

Los cubanos se ocupan de entrenar al personal y ofrecen asistencia técnica inmediata y permanente. Acompañan al personal de salud local, dándoles mucha fortaleza a diferencia de casas comerciales que venden equipos y reactivos y luego se desentienden de su uso cotidiano.

La tecnología Suma es producida por el Centro de Inmuno Ensayo, con sede en La Habana, y que es una de las instituciones que integran el grupo empresarial Bio Cuba Farma, al cual pertenecen los principales centros de investigación y producción científica en el área de la biotecnología. Se comercializa en la isla y en el resto del mundo por medio de Tecnosuma y sus representaciones.

La isla garantiza los glucómetros y tiras reactivas para sus pacientes diabéticos, y tiene capacidad para aumentar considerablemente su producción, con una nueva planta inaugurada recientemente con transferencia de tecnología china.

Esto puede ser de gran ayuda a los servicios sociales de salud en cualquier país, donde la diabetes mellitus es la causa de muerte o presenta altos indicadores de riesgo.

Dadas las relaciones de amistad entre nuestros pueblos, el Minsa debería traer equipo para el diagnóstico del VIH, hepatitis B y C, dengue, mal de Chagas y lepra, así como para el control del cáncer y la diabetes. ¿O será que solo sirven para ir a agitar banderitas en la plaza?