•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La creación del Nuevo Banco de Desarrollo, con sede en Shanghái (China) y cuyo primer presidente será indio, capitalizado con US$100 mil millones a prorrata entre los cinco países fundadores y Fondo Común de Reserva de Cambio, es una iniciativa mayor. Revela la incapacidad de las instituciones de Bretton Woods para adecuarse a las transformaciones de la economía mundial.

El 16 de julio pasado, en la cumbre de Fortaleza (Brasil), los dirigentes políticos de los BRICS decidieron evitar las instituciones de Bretton Woods, al no poder transformarlas internamente. Es la primera iniciativa propia de desplazamiento del poder político-financiero desde 1944.

Pese a las orientaciones, de la asamblea general del Fondo Monetario Internacional, FMI, en Seúl (Corea del Sur) en noviembre de 2010, la gobernanza internacional no ha iniciado progreso alguno.

La razón inmediata estriba en la obstrucción del Congreso de los Estados Unidos, que obstinadamente rehúsa ratificar la reforma de los derechos de voto y la forma de nominación de los directores del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Los BRICS (las cinco más grandes potencias emergentes) totalizan 10.3% de los derechos de voto, cuando implican 24.5% del PIB mundial. La distorsión más absurda concierne a China: 3.8% del mismo derecho para 16.1% del PIB mundial.

La agonía del sistema de Bretton Woods es evidente desde la devaluación de la libra esterlina en noviembre de 1967, el repudio unilateral de las reglas monetarias por Nixon el 15 de agosto de 1971, hasta la imposición de un patrón dólar de facto después de la instauración de los cambios flotantes en febrero de 1973; las controversias monetarias no han cesado. Ellas son inherentes a la naturaleza del Sistema Monetario Internacional bajo hegemonía estadounidense.

La política monetaria norteamericana es íntegramente unilateral, se ocupa solo de objetivos internos. Pero la liquidez internacional es un bien público global. Ajustar la oferta a las necesidades de la economía mundial implica una “gobernanza internacional”.

Como las tensiones monetarias son moldeadas por las relaciones políticas, los Estados Unidos podían hacerlas recaer sobre sus socios, mientras se tratase de países que comparten la filosofía del virtuosismo de los mercados financieros, adhiriéndose a las instituciones internacionales, al estar en su órbita política y militar.

Los disfuncionamientos monetarios mundiales cambian de naturaleza cuando oponen países que difieren de su concepción de las relaciones internacionales. El financiamiento del Banco Mundial a largo plazo es excesivamente restrictivo e incorpora criterios conexos a lo que se puede nominar “el fundamentalismo del mercado”.

La iniciativa de China, igual que los BRICS, creará un Banco Asiático de Inversiones que alcanzaría un capital de US$100 mil millones. Estas son herramientas financieras para alcanzar otros objetivos: financiar infraestructuras mediante acuerdos a largo plazo, reforzando las interdependencias de los países emergentes y facilitar la expansión internacional de las empresas, sin condicionalidad política y exógena a la esfera del dólar.

La contradicción entre el bien público global o liquidez internacional y la hegemonía de la divisa clave emitida como deuda de un Estado, puede excederse solo por un régimen monetario internacional fundado en principios multilaterales comúnmente aceptados, reglas de ajuste simétricas y una liquidez final suministrada por un derecho de emisión especial.

Poner a los Estados Unidos ante la obligación de aceptar la negociación será posible, cuando la transformación de las relaciones de fuerza económica en pro de los países emergentes sea tal que las repercusiones de sus unilaterales políticas se volcarán sobre las tasas de interés en sus mercados financieros, arriesgando la gestión de la deuda pública.

Instaurando el dispositivo institucional que acelera la formación de un sistema pluri-divisas, la iniciativa de los BRICS participa de la creación de centros de poder monetario alternativo.

Tal avance en la afirmación de poderes monetarios y financieros antagónicos acentuará la necesidad de una gobernanza global y puede relanzar la reforma del Sistema Monetario Internacional de aquí al 2020.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus