Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más que noticieros, son crónica negra. Ríos de sangre, morbo y sordidez elevados a valor social. Pelean los camarógrafos por ver quién hace la toma más funesta, quién mete antes la lente en el cerebro de la víctima. Horada los intestinos del desgraciado.

No hay respeto a la dignidad de la persona, tampoco uso moral del mal ajeno. Lo único importante es vender muerte, subastar desdichas y explotar los vertederos de la sociedad.

Ocurren en el mundo cientos de sucesos que merecen atención, porque nos afectan directa o indirectamente. Hay otros que ofenden supremos valores humanos.

La guerra en Ucrania puede desestabilizar Europa y disparar el precio del petróleo. La matanza brutal de palestinos en Gaza. La guerra de todos en Irak amenaza romper los últimos atisbos de sensatez en el laberinto de Oriente Medio.

O análisis serios de problemas nacionales. La sequía es algo más hondo que una triste imagen de vacas moribundas. El drama social de los embarazos prematuros. El pésimo nivel educativo-cultural de casi todos los centros de enseñanza, convertidos en sitios de perpetuación de subdesarrollo y atraso…

Temas sobran. Falta voluntad de entender que la televisión es el medio de mayor influencia en una población. Que cumple –o debe cumplir– una responsabilidad social.

Informar es educar o des-educar. Medio para elevar el nivel de conocimientos de un Estado o medio para embrutecerlo en una degradación sin límites.

En otras galaxias hay códigos reguladores. Aquí es de urgencia nivel uno.

 

az.sinveniracuento@gmail.com