•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El próximo 20 de septiembre la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua (AGHN) cumplirá ochenta años de existencia. Se trata de una significativa efeméride porque han sido escasas las asociaciones culturales en el país de larga y fecunda labor. Y una de estas es la AGHN, establecida en Managua el 20 de septiembre de 1934 durante la administración del presidente Juan Bautista Sacasa (1933-36).

Fue el geógrafo Felipe Nery Fernández, director general de Estadística, quien convocó en su oficina a colegas e historiadores para establecerla. Entre ellos, don Pablo Hurtado (1853-1936) y el doctor Emilio Álvarez Lejarza (1884-1969), nombrados presidente y secretario respectivamente de la primera Junta Directiva. Otros miembros de la misma fueron los doctores Hildebrando A. Castellón (1876-1943) y Ramón Romero (1880-1864), don Leonardo Montalbán (1887-1946) y la profesora Josefa Toledo de Aguerri (1866-1962).

Sus primeros estatutos se aprobaron, mediante acuerdo ejecutivo, el 4 de abril de 1935 y las reformas de sus artículos 4 y 14 el 21 de noviembre del mismo año. El escudo, dibujado por Alejandro Sánchez Rayo, rememora la acción de nuestra heroína colonial Rafaela Herrera y contiene su lema: Investiga, instruye y difunde (en latín). Ahora se ha dado a conocer otro: “El pueblo que ignora su historia está condenado a morir”.

Dos años después, el 15 de septiembre de 1936, aparecía el primer tomo de la revista durante el gobierno interino de Carlos Brenes Jarquín, dirigida por el doctor Pedro Joaquín Chamorro Zelaya (1891-1952), quien se había incorporado a la Academia como otros notables intelectuales: José Andrés Urtecho, Juan Ramón Avilés (1886-1961), Sofonías Salvatierra (1882-1964), Alfonso Valle (1870-1961), Luis Alberto Cabrales (1901-1974) y José Coronel Urtecho (1906-1994). Durante su primera etapa, la Academia editó (hasta 1979) 44 tomos de su revista, llegando a constituirse en una de las principales e imprescindibles fuentes para el estudio de nuestro pasado. A partir del 23 de agosto de 1995, cuando fue reactivada por el suscrito y el doctor Eduardo Pérez Valle —sus únicos sobrevivientes—, se han publicado otros 31 tomos. Por tanto, consiste en la publicación especializada más antigua de Nicaragua que se publica actualmente.

Sus tomos abarcan ensayos e investigaciones, guías de fuentes históricas —archivos de Nicaragua y, sobre todo, del extranjero—, importantes documentos desconocidos —coloniales, decimonónicos y del siglo XX—, debidamente presentados; reproducciones de textos raros —por ejemplo, capítulos de libros escritos por viajeros europeos y norteamericanos— y fotografías inéditas; entregas monográficas sobre conflictos limítrofes de Nicaragua y bienes inmuebles patrimoniales.

No se han eludido, al mismo tiempo, aspectos relacionados con la geografía y las ciencias naturales (especialmente la vulcanología y la ecología). No en vano nuestro actual presidente es el científico más renombrado de Nicaragua: el doctor Jaime Incer Barquero, quien curiosamente nació en Boaco en la misma fecha fundacional de la AGHN.

Imposible referir la cantidad de actividades emprendidas por la AGHN, sobre todo durante de su segunda etapa (de 1995 hasta hoy), entre ellas: censos-guías de archivos, consultas de la Asamblea Nacional, cursos de actualización para profesores, conferencias, mesas redondas, seminarios conmemorativos, ediciones de libros, programas televisivos, etc. Pero no puedo dejar de destacar el apoyo otorgado por el doctor Emilio Álvarez Montalván, desde la Cancillería de la República, en 1997 y 1998.