elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En celebración del Día Internacional de la Limpieza de las Costas, decenas de personas se dieron a la tarea de asear la ribera del lago Cocibolca en la ciudad de Granada, este sábado, lo que nos parece una buena iniciativa de la Embajada de los Estados Unidos y del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Sin embargo, consideramos que estas jornadas de limpieza, que se realizan año con año en diferentes países cada 21 de septiembre o el tercer sábado de este mes, habrá que coordinarlas con otras actividades que incidan en las causas del problema, porque, al fin de cuentas, las costas de lagos, ríos o mares son solo receptoras de lo que arroja una cadena de mal manejo de los desechos.

Una costa limpia contribuye a que la población aledaña disponga de agua sana y hace más atractivo el sitio para los turistas, lo que se traduce en beneficios para la salud y la economía de la comunidad. Sin embargo, es en la comunidad donde suele empezar el problema por malas costumbres de alguna gente, local o foránea, que bota la basura en cualquier lugar; además de la negligencia de ciertas instituciones que permiten los brotes de basureros incontrolables.

Hasta el año 2012, en la ciudad de Granada había 19 basureros clandestinos, y el sistema de alcantarillas tenía problemas. Por eso, parte de los desechos y de las aguas negras terminaban en la costa del lago Cocibolca.

En otras regiones de Nicaragua, las fuentes de agua también sufren contaminación por desechos y corrientes contaminadas. Es el caso de los ríos Coco y Dipilto, circundantes de la ciudad norteña de Ocotal. Los habitantes de esta urbe han generado un promedio de 70 metros cúbicos de basura por día, pero hasta hace un año la municipalidad solo tenía capacidad para recolectar el 70% de esos desechos. Parte de lo que queda regado termina en los ríos o sus riberas.

Los promotores de la limpieza de ayer informaron que en el último año, más de 2,300 personas recogieron en Nicaragua casi 41,000 libras de basura en playas, lagos, ríos, y en el fondo del océano.

Ha sido una labor loable, y por eso la misión principal de las brigadas voluntarias en las costas, cada 21 de septiembre, debe ser evaluar cuánto más limpias están en relación con el año anterior, y así medir, en parte, los resultados de la labor permanente contra las causas de tanta suciedad, porque si no atacamos este problema desde su origen, cada año recogeremos más basura de las costas.