•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) urbanas son actores importantes en el desarrollo de América Latina, incluida Nicaragua. Es muy conocido su aporte a la estabilidad social por medio de la generación de empleo, su participación en el número total de empresas urbanas y su contribución en el producto interno bruto (PIB). En Nicaragua, las Mipymes generan el 70% del empleo, forman el 99% de las empresas urbanas y producen entre el 30 y 40% del PIB. Mejorar la capacidad administrativa, la asociatividad, la competitividad y el financiamiento a las Mipymes es, por lo tanto, un factor clave para impulsar la economía nacional.

En general, las actividades económicas de las Mipymes no son de alto riesgo ambiental, sin embargo sí hay ciertas ramas en la manufactura y los servicios, que producen algunos problemas ambientales y de salud específicos en los lugares en los que operan.

Cifras del Directorio Económico Urbano Nacional (DEUN 2005) indican que la mayoría (55.74%) de las Mipymes se dedican al comercio. Corresponde sobre todo a microempresas de autoempleo (1 trabajador) y microempresas (2 a 5 trabajadores) que se dedican al comercio minorista. Dado su escaso tamaño, su impacto ambiental no es significativo, y corresponde principalmente a la generación de desechos como plásticos, empaques y materia orgánica. Esto no significa que no haya necesidad de disminuir alguno de los impactos del comercio minorista, particularmente el uso masivo de la bolsa plástica desechable.

Las ramas de las Mipymes que por el tipo de actividad y cantidad de establecimientos generan mayor impacto ambiental son: elaboración de productos de panadería, con 14,260 establecimientos; reparación de vehículos, con 4,480 establecimientos; y fabricación de productos metálicos para uso estructural, con 887 establecimientos.

El impacto de las panaderías es por el consumo ineficiente de leña, no del consumo en sí. Se estima (Inpyme) que el 94% de las panaderías nacionales usan leña. Las panaderías por su número constituyen el grupo de más alta demanda de leña dentro del sector industrial nacional. Existen otras ramas que también hacen un consumo ineficiente de la leña, tales como ladrilleras, rosquilleras, tortillerías y trapiches. El principal problema ambiental de los talleres de reparación de vehículos es la contaminación de suelos y aguas debido al derrame de los aceites usados. Los talleres de metalmecánica pueden generar ruidos molestos y contaminación ambiental por el derrame de pinturas y solventes.

Independientemente de su tamaño, tomar en cuenta el medio ambiente puede mejorar la gestión empresarial de las Mipymes. Por ejemplo, un consumo más eficiente del agua, materias primas y la energía puede bajar sus costos y hacer más competitivos sus productos de venta. Igualmente la preservación de la naturaleza y la belleza de los sitios turísticos es condición indispensable para que las Mipymes turísticas mantengan y aumenten su mercado.

Finalmente, es importante la creación de fondos para reconversión industrial por medio de créditos a mediano y largo plazo. Esto se debe a que ciertamente, hay impactos ambientales que solo son posibles de reducir mediante un rediseño eficiente de los procesos productivos, tal como el caso de las panaderías, que por su pequeño tamaño no son capaces de generar por sí mismas los flujos de caja necesarios para afrontar los gastos de inversión de una reconversión tecnológica.

 

desafios@yahoo.com

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus