•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es un río occidental africano. Puede que sea, como tantos sitios del continente natal de la especie humana, un sitio mágico. Pasará a los anales dando nombre a la última peste.

Como ocurre cuando algo acontece en África, pocos se ocupan de las víctimas africanas y mucho de que no salga de África. Los países afectados carecen de todo. Poco importa.

Lo importante es que el virus no llegue o se expanda por los glamurosos países ricos.

Para la (falsa) guerra contra el Estado Islámico, la OTAN se apuró a movilizar a cuantos países pudo. Destinaron miles de militares, asesores, armas, fondos, a la zona.

Salvo llamados agónicos de la OMS, NNUU, ONG’s, no se ve por ninguna parte movilización similar para ayudar a los países africanos a enfrentar al Ébola.

Los fabricantes de trajes y equipos aislantes se han quedado sin productos por la gigantesca demanda de ellos… en los países ricos. No hay ni llegan para los africanos.

El caso de una enfermera española infectada en Madrid llena programas de televisión, noticieros… Un brote de infección en EE.UU. ha provocado audiencias en el Congreso…

Sobre los centenares de muertos, los miles de infectados en África, solo dan cifras.

El mundo retratado. La ley del ‘sálvese quien pueda’ significa que se salven los ricos.

Como con el Sida, habrá vacuna cuando los ricos quieran pagarlas. Pasó con la gripe aviar. Bienaventurados los pobres, porque de ellos serán las pestes.

* az.sinveniracuento@gmail.com