Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“De pequeña, se puede decir que estaba siempre en la casa de mi abuela, porque mis padres trabajaban todo el día y mi abuela nos cuidaba a mi hermano menor y a mí. Al vivir en un pueblo, antes se podía salir del colegio y a la calle a jugar con los amigos de la calle; no era como ahora que los niños no salen.

Pues bueno. Como mi abuela no sabe leer, no podía ayudarme con los deberes y un vecino, que iba al instituto, le dijo a mi abuela que él podía ayudarme, que me fuera a su casa con lo que tuviera que hacer.

Los primeros días muy bien, todo normal, hasta le dije a una amiga y también venía para que nos ayudara a las dos. Para entonces tendríamos 7 u 8 años. Un día después de varias semanas de ayuda él me dijo, que me sentara en sus piernas y así podría ir viendo lo que yo hacía. Yo no lo vi raro, confiaba en él, me ayudaba con mis deberes... Me senté en sus piernas y me dijo: “Qué bien que escribes... te voy a hacer un masaje como premio...”.

Empezó a tocarme en mis partes íntimas por debajo de la falda y a apretarme contra él. No le di mucha importancia, no sé, pensaba que no me hacía nada malo. Pero le dije que no me gustaba el masaje, que mejor en la espalda. Entonces me dejó a mí y continuó con mi amiga. Esto se repitió muchas, muchas, muchas veces, hasta que un día le dije a mi madre: “Mamá, ‘Paco’ me da masajes en el chuchito porque hago los deberes muy bien, y a ‘Inés’ también”.

Ahí se acabó todo. Después, con los años, lo comente con mi amiga y nos pusimos a conversar de lo tonta que éramos, y de lo mal que nos sentíamos las dos, pero jamás no lo dijimos; es que para nada pensamos que eso era malo y ahora me da rabia, mucha rabia.

Hace años que no vemos al muchacho en cuestión. Se casó y se fue fuera, tiene hijos. No quiero pensar que a sus hijos les haga esto... Pero si me lo encontrara por la calle, se lo recordaría, por lo menos para que se avergüence.

Esto solo lo hemos podido conversar nosotras, mi amiga y yo en una ocasión. Creo que aún me da vergüenza por no haberlo evitado, por permitir que alguien se aprovechara de mí por un simple favor que me estaba haciendo.

Ahora ya soy madre y he comprendido que no se puede dejar ningún niño-a con un hombre, es un peligro total. Quizás mi mama no pudo hacer nada entonces porque no sabía nada de cómo denunciar o si una cosa así podía ser motivo de una denuncia.

A veces me gustaría contar la historia a su familia, al vecindario, a todos para que se den cuenta qué clase de hombre es, puesto que tiene hijos y ni me quiero imaginar que les esté haciendo lo mismo a sus hijos.

Ahora yo sé que eso que nos sucedía a mi amiga y a mí se llama abuso sexual, que quizás conmigo y mi amiga se detuvo porque mi mamá luego no nos dejó ni acercarnos a la casa del tipo. Pero en realidad, si lo hizo con nosotras, creo, y casi estoy segura que lo está haciendo con otras niñas. Hasta pueden ser sus hijos.

Yo ya no vivo en mi pueblo, me trasladé a otra ciudad. Eso me ayudó a mantener el secreto, pero es inevitable que cuando nos encontramos mi amiga y yo nos sintamos como cómplices de algo que no hicimos.

Ahora yo estoy tratando de recibir apoyo. Una amiga me invitó a ir con una psicóloga. Mi amiga no va, todavía. Pero creo que no estoy preparada para ir al pueblo a contarlo. A penas éste es el primer paso. Algún día llegará mi oportunidad para que todos se enteren de mi propia boca”.

El 19 de noviembre, fecha que se reconoció a nivel internacional como el Día contra el Abuso Sexual, organismos internacionales hicieron foros, encuentros, reuniones para que mucha gente de América Latina, Asia, África, alcen sus voces para prevenir este flagelo mundial.

En este espacio hemos recibido testimonios de muchas mujeres que no han podido hablar del abuso sexual que vivieron en su niñez. Éste es uno de ellos.

Gracias a quienes nos han escrito. Ésta es una invitación a hacer de éste un espacio, una posibilidad para escuchar la voz de las sobrevivientes de abuso sexual.


hablemosde.abusosexual@gmail.com
Apoyo a víctimas y sobrevivientes, condena para abusadores.