•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque todavía faltan dos semanas para que culmine noviembre, en Nicaragua ya se siente diciembre. El ambiente del último mes del año, el más festivo, se percibe en las calles, en los rótulos gigantes que anuncian las ofertas, y en los movimientos en las tiendas y mercados que exhiben adornos y productos propios de la época. Más se sentirá cuando a finales de esta semana empiecen a circular US$24 millones por el aguinaldo que pagarán a los empleados del Estado. Dos semanas después saldrían a la calle US$290 millones más, por el aguinaldo del sector privado; y luego las remesas familiares desde el exterior que este fin de año podrían superar los US$200 millones, según cálculos de la Cámara de Comercio.

Para las familias, en general, y para el comercio es la mejor época del año, por el aumento extraordinario de los ingresos económicos. Sin embargo, es también temporada de alto riesgo por la delincuencia que busca provecho de las ganancias de quienes trabajan; y en estas circunstancias, la Policía Nacional se enfrenta al reto de mantener alta la seguridad ciudadana, un aspecto por el que ha destacado Nicaragua en Latinoamérica.

El asalto y asesinato de un cambista la semana pasada, en las inmediaciones del Mercado Roberto Huembes, fue como una campanada para la población de Managua, al recordarle que con las fiestas de fin de año aumenta el asecho de la delincuencia, razón por la que también crece el despliegue de efectivos policiales en los centros de compras de la capital, para proteger a los ciudadanos, aunque estos deben tomar más precauciones al realizar cualquier operación económica.

Un alto porcentaje de nicaragüenses considera que en este país los ciudadanos están bastante seguros, según las encuestas sistemáticas que hace la firma M&R Consultores. Este año, 57% de los consultados cree que hay más seguridad, y 32% piensa que la seguridad se mantiene. Solo 10% considera que hay menos seguridad.

Sin embargo, el riesgo es latente, y cualquier ciudadano puede ser víctima de un asalto o robo en cualquier momento, razón por la que deben ser constantes las precauciones en la familia y la comunidad. Las fiestas de fin de año comienzan en Nicaragua el 28 de noviembre, con el inicio de la novena de la Virgen de Concepción, La Purísima, que culmina el 7 de diciembre con La Gritería; y parte del movimiento que ya se ve en los mercados es motivado por esta celebración.

La Policía Nacional, que de forma gradual empezó a ubicar en las calles de Managua a 12,000 policías profesionales y a unos 2,000 voluntarios, tiene que corresponder a toda la ciudadanía, en especial al 89% que manifiesta que la seguridad se mantiene y ha aumentado, dándole más demostraciones de que Nicaragua sigue siendo el país más seguro de Centroamérica.