•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Meta Número Tres de la Educación Para todos (EPT), orienta “velar porque las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos, se satisfagan mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la vida activa”. En este orden la meta número tres de la EPT, se refiere a la cobertura, eficiencia y calidad de la Educación Secundaria y la Educación Superior en América Latina y el Caribe.

La Educación Secundaria, de acuerdo con el enfoque y tecnología del nuevo Currículo de la Educación Básica y Media en Nicaragua, puesto en marcha en febrero del año 2009, durante los últimos cincuenta años, ha sido objeto de mucho estudio, debate y reflexión en América Latina y el Caribe, siguiendo los pasos o a la par de los procesos de modernización e industrialización de las economías, que demandan fuerza de trabajo juvenil con las calificaciones necesarias para la elevación de la productividad, la competitividad y las ganancias a nivel local y de las transnacionales del capitalismo global.

Algunos de los temas del debate se refieren a las edades de los estudiantes, como sujetos de aprendizajes, entre los 13 y 17 años de edad, espacio etario en el que explosionan no solo intereses de todo tipo sociales, culturales, biológicos, etc., sino que también a las múltiples tensiones e influencias a que se ven expuestos los adolescentes y jóvenes en esta etapa de sus vidas de tránsito a la vida adulta.

Esta complejidad afecta directamente a la matrícula escolar, ya que en estas edades las familias empobrecidas, por necesidad de sobrevivencia o por cuestiones referidas a determinantes culturales, van a propiciar, fomentar y promover el trabajo adolescente empujando así a sus hijos e hijas a no matricularse o abandonar la escuela. Pero la complejidad de los factores involucrados en el tramo de la llamada Educación Secundaria, no solo afecta a la matrícula sino que también a la calidad de la educación, la que se expresa en el currículo sea para la Media General sea para la Media Técnica Profesional, como para la formación de los mismos profesores para la Educación Media en nuestras universidades públicas.

En Nicaragua, igual que la mayoría de los países de la región, “la educación secundaria se fue acercando paulatinamente a una función formativa de carácter más general como complemento de la educación primaria, proceso que afectó especialmente a la educación secundaria baja (o tercer ciclo de la Educación General Básica y Media), crecientemente asimilada a la educación básica y generalmente definida como parte de la educación obligatoria”. (UNESCO).

Los avances en la matrícula en la Educación Primaria, han influido para aceitar la fluidez en el tránsito entre este nivel educativo y la Educación Secundaria (el tránsito entre el segundo y el tercer nivel de la Educación General Básica) e incrementar la matrícula en este último nivel escolar. En el año 2012, el promedio de la matrícula neta en Educación Secundaria en América Latina y el Caribe fue del 75 por ciento superior al 66 por ciento alcanzado en el año 2000. No obstante, detrás de ese dato se esconde una gran heterogeneidad, habiendo países con matrículas netas de alrededor del 60 por ciento, y otros países, con mayor nivel de desarrollo económico y social, con el 80 por ciento de matrícula neta.

Nicaragua comparte el promedio latinoamericano de matrícula neta en este terreno. En el año 2012, esta fue del 74.8 por ciento y en el año 2013 fue del 76.1 por ciento. No obstante, este dato oculta un fuerte proceso de desgranamiento en el tránsito entre el primer y segundo ciclo de la Educación Secundaria o tercer y cuarto ciclo de la Educación General Básica y Media, la matrícula neta fue así en el 2013: en el primer ciclo el 89.4 por ciento y en el segundo ciclo el 48.5 por ciento.

La problemática del abandono escolar en el sistema escolar nicaragüense, nos recuerda la necesidad de la investigación científica en educación, de cara a determinar las causas en que se incuba esta patología que afectan y obstaculizan los logros de la política educativa. La investigación pedagógica y socioeducativa, otro nicho de oportunidades para todos en la Educación para Todos en Nicaragua.