• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Durante la segunda guerra mundial, Centroamérica, el Caribe y el Canal de Panamá eran objetivos estratégicos en la defensa continental de Estados Unidos.

Nicaragua bajo la influencia de Washington gobernada por Somoza García cumplió “el papel de suministrar materias primas para alimentar la industria de guerra: con el caucho, maderas, metales y otros productos primarios”.

En la jerga diplomática capitalista de la época, Nicaragua pasa a ser “país civilizado” por ser uno de los cincuenta países fundadores de la Organización de Naciones Unidas y en el marco de tales alianzas, establece relaciones diplomáticas con la Unión de Repúblicas Soviéticas, URSS, el 12 de diciembre de 1944.

El somocismo jugó el papel de procónsul y gendarme estadounidense en Centroamérica, fortaleciendo así el control e injerencia norteamericana en la región, congelándose por ello estas relaciones durante 35 años.

En 1979, con el triunfo sandinista inicia una etapa de política exterior de Nicaragua fortaleciéndose una genuina amistad basada en el respeto y la cooperación entre Nicaragua y la Unión Soviética.

La martirizada Nicaragua encontró en la URSS un amigo incondicional en medio del asedio sin precedentes en todos los campos imaginables que fue víctima por parte del gobierno de Ronald Reagan; guerra fratricida y bloqueo económico hicieron que nuestro país retrocediera décadas.

En aquellas duras e indescriptibles circunstancias impuestas, el pueblo y gobierno soviético brindó: solidario apoyo militar, amparo y cura para miles de víctimas de guerra, medicina, trigo, combustible, educación para la juventud nicaragüense.

La historia de las relaciones internacionales de la época está plagada de documentos que son testigos de las luchas libradas de “David contra Goliat” como se le llamó aquella tetánica tarea de la diplomacia nicaragüense donde siempre estuvieron presentes los micrófonos abiertos facilitados por la solidaridad soviética en agitados foros diplomáticos.

Este 12 de diciembre del 2014, no podrían celebrarse de mejor manera los setenta años de inicio de relaciones diplomáticas ruso-nicaragüenses al permanecer en el poder el partido Rusia Unida y con el ascenso al gobierno el Frente Sandinista en el 2007.

Gracias a una amistad fecundada en el dolor de sus pueblos-ambos víctimas de la barbarie extranjera- en la búsqueda de la autodeterminación y la lucha por la paz, hoy estas relaciones se ven fortalecidas con la visita del Presidente Daniel Ortega a Moscú y la llegada a Nicaragua del jefe del Estado Mayor del ejército ruso, general Valeri Guerásimov, el Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia General Nicolai Patrushev, el canciller ruso Serguéi Lavrov y Vladimir Putin- primer presidente ruso en visitar Nicaragua.

El atraco de fragatas y el aterrizaje de los Tu-160, los aviones de combate más grandes del mundo, formación de la comisión mixta para la cooperación comercial, económica, científica y técnica, firma del acuerdo intergubernamental sobre el fomento y la protección mutua de inversiones, asistencia humanitaria de 2011 a 2013- Además el desminado del territorio, formación de agentes antidrogas, desarrollo del sistema nacional de prevención de desastres, 485 buses y las donaciones de 100,000 toneladas de trigo al año.

*Catedrático