elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La inauguración de las obras del Gran Canal Interoceánico, prevista para hoy, muestra una Nicaragua que se debate entre el entusiasmo por posibles nuevos negocios, el temor a la pérdida de propiedades y recursos naturales, y el escepticismo de quienes aún dudan que la megaobra pueda ser realizada por el grupo concesionario chino, HKND.

Las encuestas muestran que una amplia mayoría de los nicaragüenses apoyan la construcción de esta gigantesca obra; sin embargo, en zonas donde pasaría el Canal, algunos campesinos se han manifestado en contra del mismo, principalmente porque el hecho de que tengan que vender sus tierras, lo ven más como imposición que como oportunidad, y algunas organizaciones ambientalistas insisten en que los daños al medio ambiente podrían ser superiores a las ganancias económicas del proyecto.

Otros sectores ven oportunidades casi inmediatas. Empresas en los sectores de construcción, comercio y turismo, esperan incrementar sus ventas por las avalanchas de trabajadores e ingenieros, extranjeros y nacionales, que serán contratados para construir carreteras y el primer gran puerto en Brito.

Entre los empresarios, las expectativas son todas positivas. Todavía se desconoce cuándo comenzarán las obras en realidad, porque lo de hoy es un inicio simbólico. Como ha habido poca información oficial sobre el proyecto del Gran Canal Interoceánico, no se sabe qué empresa o empresas nicaragüenses ganaron la primera licitación para construir las carreteras de acceso a lo que sería el puerto de Brito, por donde se dice entrarían las maquinarias pesadas. Por fuentes de la Cámara de la Construcción, se supo hace semanas que la licitación había sido declarada desierta y habría negociaciones.

Hasta hoy, lo que más causa incertidumbre sobre este proyecto enorme, de US$50,000 millones, es la falta de información. La obra que podría cambiar de forma extraordinaria la economía de este país está por comenzar, sin que aún se conozcan los resultados de los estudios de factibilidad y de impacto ambiental.

¿Cuántas dudas serán despejadas hoy cuando corten la cinta? Para creer, los ciudadanos necesitan información, y después ver.