•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin pretender entender, ni mucho menos desentrañar, todas las complejidades de este inesperado pero inevitable inicio del fin del bloqueo a Cuba, el acertado, valiente e inteligente gesto de los presidentes Obama y Raúl Castro, es justo e históricamente adecuado para Cuba y sobre todo para los EE.UU.

Porque por primera vez, de salir esto bien, se establece la posibilidad de un verdadero entendimiento, no solo con Cuba sino con toda América Latina. Porque, aunque parezca extraño, el entendimiento entre EE.UU. y América Latina pasa por Cuba. Para los que se creen amigos de EE.UU. y también para los que no. Es un nuevo idioma del siglo XXI que lo han desarrollado los cubanos en su calvario obligado. Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro dijeron las primeras palabras de esa nueva lengua. Un primer balbuceo.

Solo en esos nuevos términos puede y debe haber armonía y respeto, tratando de descifrar, inventar, descubrir cada palabra, cada concepto, de este extraordinario aporte, a la academia de lenguas universales, que arrancó en el gesto cubano-americano, colocándose a la vanguardia del siglo XXI.

¡Qué la bendición del papa Francisco cubra este acuerdo!