•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Debe mejorarse el servicio fronterizo entre Nicaragua y Costa Rica para facilitar el movimiento de personas y atraer turistas. Hace poco, pasé por esa frontera y verdaderamente necesita mejorarse para abonar a la llamada integración centroamericana. Asimismo, hay que habilitar más rutas o buses y mejor la calidad del servicio de transporte.

En los últimos años, se ha hablado de integración centroamericana o latinoamericana, pero eso queda en entredicho cuando los extranjeros se dan cuenta de que los centroamericanos necesitan visa para entrar a Nicaragua o Costa Rica. Dicha integración, no debe limitarse a tomas de fotos y brindes en encuentros de presidentes.

Si realmente se quiere una integración, se trata de emprender acciones que redunden en beneficio de la inversión y el flujo de capitales y personas, es decir, hay que eli-minar los trámites burocráticos y las filas. Por ejemplo, al salir y entrar a las fronteras hay que esperar una o más horas. Por ejemplo, para la salida por Liberia actualmente los pasajeros tienen que buscar algún árbol para la sombra y aguantar nubes de polvo.

Al entrar a la frontera nica, hay que esperar más de una hora y hasta para chequear las maletas hay que hacerlo manualmente en unos mostradores bajo el sol. La entrada o salida de un país deja impresiones muy vivas en la mente de los viajeros. A pesar de que los usuarios conocen muy bien la si-tuación, no hay ni siquiera un lugar donde poner sugerencias. Por esta y otras razones, seguiremos siendo países subdesarrollados.

Por otro lado, en esta época no hay suficientes buses de calidad; por ejemplo, yo tuve que pagar el servicio ‘ejecutivo’, lo cual significa unas tristes frutas o un gallo pinto, más gaseosa o café. No obstante, el bus no tenía ni agua o químicas para descargar el destartalado urinario.

La empresa en la que viajé no me garantizó que mi equipaje llegara conmigo. Por ejemplo, el encargado de cargar maletas en la terminal de Costa Rica me aseguró que ya había montado mi equipaje, lo cual no era cierto. Entonces, tuve que hacer los re-clamos en la frontera y más de 10 llamadas telefónicas a la empresa para poder recuperarlo.

Definitivamente, debe mejorarse la experiencia de viajar en esos buses. La que tuve fue desagradable. Venía sentado a la par de un ciudadano estadounidense que necesitaba algo dulce o un trago para controlar su bajo nivel de azúcar por ser diabético y el asistente no le asistió en lo mínimo. En los servicios aéreos de muchas se brinda este tipo de estimulante incluso como una cortesía.

Finalmente, estos son algunos de los inconvenientes de viajar por tierra y donde experiencias similares no contribuyen a mejorar el turismo en la región. Espero que las autoridades en ambos países tomen en cuenta este artículo y trabajen en exigir un mejor servicio o habilitar otras compañías que se tomen en serio el tema de los viajes agradables, especialmente en la temporada alta.

 

www.nicaraguanbooks.blogspot.com