•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras los nicaragüenses buscamos la manera de aumentar las acciones que nos permitan proteger nuestra vida de los accidentes de tránsito, a manera de burla un grupito de conductores “insensatos” pide que les rebajen las multas por las violaciones de tránsito que están decididos a seguir cometiendo.

Es absurdo, que mientras la Organización Mundial de la Salud pide a los países del mundo apliquen medidas más fuertes para reducir el millón y medio de personas que fallecen por accidente de tránsito y los 50 millones de lesionados que quedan cada año. En nuestro país, cuatro irresponsables piden que los castiguen “suave” por atentar contra la vida de los nicaragüenses.

La multa es una sanción que consiste en pagar una cantidad de dinero por haber infringido una ley o haber cometido ciertas faltas o delitos. El objetivo de la misma es que la persona a quien le aplican una multa reflexione y modifique su conducta. Entonces, quienes piden reducir el valor de las multas son quienes no quieren cambiar su conducta imprudente e irresponsable al conducir.

Gracias a Dios en nuestro país la mayoría de conductores son responsables y prudentes, se sienten orgullosos de no haber sido multados por una infracción de tránsito y mucho menos haberse involucrado en un accidente que afecte la salud de otro ciudadano. A estos en muchas empresas les reconocen su responsabilidad.

Si la causa principal de los accidentes del tránsito es la conducta imprudente e irresponsable de quienes conducen, las multas y sanciones más bien deben incrementarse a como está sucediendo en muchos países. No debemos olvidar que en Nicaragua la primera causa de muerte es por accidentes de tránsito, ocasionados por conductores irresponsables.

Ojalá, estos señores que piden “trato más suave” se les ocurra visitar a las madres, esposas e hijos de personas muertas por conductores irresponsables y les consulten qué opinan de su demanda.

Comentario aparte merecen aquellos que hacen eco de esta absurda petición. Tal vez el día de mañana aparezcan apoyando la demanda de reducir las penas a quienes asesinan y maltratan a nuestras respetadas mujeres, por considerarlas muy duras.

No permitamos una regresión de nuestros valores, defendamos la vida, rechacemos esta demanda inadmisible para nuestra seguridad.