•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La expresión “Nicaragua en estado de Educación” era de Juan Bautista Arríen. Él la usaba cada vez que, con su mirada de filósofo del optimismo, veía y sentía a la educación y a la sociedad nicaragüense en estado de Buenaesperanza. La primera vez que se la escuché fue en los luminosos días de la Cruzada Nacional de Alfabetización, en el invierno de 1980, cuando Nicaragua con su Revolución era una fiesta, con sus escuelas rebosantes de niños y niñas, y en miles y miles de hogares, durante el día se inauguraban los preescolares comunitarios para la niñez empobrecida y en las mismas mesas durante las noches, los alfabetizadores enseñaban a leer y escribir a la población adulta analfabeta, uno de los legados del subdesarrollo capitalista y de la dictadura militar somocista.

En estos días de enero-febrero del 2015 y desde el escritorio de mi maestro y amigo, siento, percibo, leo y escucho a la Nicaragua en estado de educación, a que se refería Juan Bautista. Es la educación nicaragüense moviéndose al compás de muchas tareas en el campo educativo, venciendo dificultades, con la mirada puesta en grandes ideas, grandes proyectos y grandes promesas. Una sensación, un ethos holístico y envolvente, como el de aquellos días. Con otros obstáculos, otros retos y otras asechanzas, pero sin guerra fratricida y sin noticias de muerte. En suma: Nicaragua en estado de Buenaesperanza, en estado de Educación.

Enero-febrero 2015 en matrícula escolar. No solo el Ministerio de Educación, a través de su aparato institucional, sus delegados, directores de centros educativos y maestros, sino que también con la participación de las organizaciones magisteriales sandinistas en cada municipio y cada núcleo educativo; de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES) en cada instituto y colegio del país; de la Juventud Sandinista, de los Consejos de Educación y las alcaldías municipales. Día a día, teniendo a los núcleos educativos como el mecanismo territorial por excelencia para la planificación, organización, seguimiento y control de la matrícula, la asistencia y la retención escolar, comparada con la población escolar correspondiente en cada pulgada del territorio nacional. Centro educativo por centro educativo. Núcleo por núcleo. Municipio por municipio. Departamento por departamento.

Enero-febrero del 2015 en capacitación. Capacitación de estudiantes y capacitación de docentes. Capacitación de estudiantes de cara a los exámenes de admisión de las universidades públicas y para el reforzamiento escolar y el año escolar por venir. Capacitación a maestros de primer grado en el uso del Método Fónico Analítico-Sintético (FAS) para la enseñanza-aprendizaje de la lectura y la escritura, y de la Estrategia de Aprendizaje con Enfoque de Desarrollo Infantil en primero y segundo grado para promover el aprendizaje de la lectura y evitar el abandono escolar en el tránsito de primero a segundo grado. Capacitación de docentes de Matemáticas y Lenguaje para la elevación de los aprendizajes del séptimo al undécimo grado de la Educación Básica y Media.

Cursos libres en todo el país en manualidades, inglés, deportes, danzas, pintura, talleres de poesía, lectura, redacción y ortografía. Capacitación de profesores de inglés y de profesores de computación y administradores de aulas TIC. Capacitación de coordinadores de TEPCEs para la elevación de la calidad de los mismos y la contextualización de los currículos. En suma la capacitación de estudiantes y docentes, los dos actores educativos, maestros y estudiantes en la lucha por elevar la calidad de la educación. La calidad que es la otra cara de la matrícula escolar.

Simultáneamente a la matrícula escolar en todo el país y a las múltiples acciones de capacitación en escuelas normales, universidades e institutos nacionales, grandes caravanas de camiones viajando a los 153 municipios del país en el proceso de distribución de tres millones de guías didácticas, cuadernos de trabajo de los estudiantes, y libros de texto de los tres niveles educativos que dirige el Ministerio de Educación.

Paralelamente y por las mismas carreteras y hacia los mismos 153 municipios del país, otras caravanas de camiones transportan la primera entrega de la Merienda Escolar, para alimentar durante el primer trimestre del 2015, a un millón doscientos mil estudiantes. Una tercera caravana cargando los materiales de limpieza y apoyo a la actividad escolar del año escolar. El destino de los tres cargamentos son las aulas de la educación pública nicaragüense.

Estas caravanas y estos envíos hoy en el 2015 aparecen como si fueran procesos normales. Hasta hace algunos años nada de esto existía, todo se compraba, el derecho a estudiar, la alimentación, los libros de texto y las escobas. Hoy son parte del nuevo paisaje cultural nicaragüense, con su educación pública gratuita en lucha por su calidad, que recuerda aquellas inmensas caravanas de alfabetizadores y aquellos días de inicio de la Revolución Sandinista, aquellos días de la Nicaragua en estado de Buenaesperanza, en estado de Educación.