•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En estos días mucho se ha hablado y casi satanizado, el aprovechamiento legal y sustentable de algunas especies de aves migratorias que pasan por nuestro país en un determinado tiempo del año.

La desinformación, el engaño y el sensacionalismo dirigido especialmente por algunas personas que lo que quieren es un protagonismo a cualquier precio. Y aun en contra de su ética y dignidad, han creado un clamor en un sector de la población sobre todo por sensibilidad y de nuevo repito, por desconocimiento, en contra del aprovechamiento de este tipo de especies migratorias.

Cuando entrevistaron a Doña Silvia de Levy, lamentablemente recortaron parte de la entrevista, en la cual ella señalaba de manera acertada, que no hay que tomar medidas improvisadas, y hay que ver la situación en su contexto y dimensión.

Doña Silvia, quien es una persona muy apreciada y respetada en la industria turística, siendo hoy la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo, indicó que debe existir un análisis técnico y una reglamentación especial, para el aprovechamiento y uso cinegético de nuestras especies, a como existe en la mayoría de países del mundo.

Hoy en día, en nuestra era digital basta con apretar un botón y poder acceder a cualquier información de cualquier tema. Es bien importante que los detractores del aprovechamiento sustentable de especies y del turismo cinegético, se informen y conozcan en qué países se puede, y en cuáles no. Se van a sorprender de la compatibilidad que existe entre el aprovechamiento de especies, el turismo cinegético y otras formas de turismo como el avistamiento de aves, el turismo contemplativo, turismo rural.

En un estudio de una de las universidades más famosas del mundo, a como lo es la Universidad de Yale, sobre los países más verdes del mundo, se utilizaron 25 indicadores para determinar, la sustentabilidad de los países.  De los diez países más verdes, en 9 de ellos no solo se permite el aprovechamiento cinegético, sino que se promueve como una actividad perfectamente compatible con las otras actividades económicas y turísticas.  

En la lista de los 50 países más visitados del mundo en el 2014, en 45 de ellos se permite y se promueve el turismo cinegético, países como Francia, España, China, Italia, Estados Unidos, Alemania, los países nórdicos, Ecuador, Uruguay, Argentina, Cuba, Venezuela, en más de 160 países, aprovechan de manera sustentable sus recursos, y al mismo tiempo utilizan parte de esos recursos para proteger y cuidar sus áreas protegidas y parques nacionales.

No es una cuestión de países ricos o pobres, es un asunto de hacer las cosas bien.  Por ejemplo, el Gran Canal de Nicaragua es una oportunidad enorme para Nicaragua de salir adelante, aprovechando nuestra topografía y recursos naturales de manera sustentable para el beneficio de nuestros habitantes; asimismo  el turismo cinegético bien manejado podría traer prosperidad para muchos nicaragüenses que están esperando una oportunidad para salir adelante.

Solo como dato curioso, nadie ataca al Canal de Panamá por todo el impacto ambiental que causó, porque se tuvo la precaución de limitar el impacto lo más posible y hoy es reconocido como una obra de extraordinario impacto positivo económico y ambiental. ¿Por qué en nuestro país no podemos hacer las cosas bien y siempre tienen que adoptarse posiciones radicales y sin argumentos?

Todos tenemos derecho a pensar y creer en lo que queramos (estos son los principios de la libertad de expresión y pensamiento), pero para hacer las cosas bien primero hay que entenderlas, y no caer en los descalificativos y vulgaridades ante la falta de argumentos.  Ojalá esta vez hagamos las cosas bien.