• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El 20 de febrero, desde la vigencia de la Ley 835 en marzo del 2013, se denominó Día Nacional del Turismo Rural Sostenible. Su celebración tiene por objeto: divulgar, sensibilizar y promover la “actividad turística realizada en el espacio rural, desarrolladas sosteniblemente por actores locales, para visitantes nacionales y extranjeros, con el propósito de mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales, promoviendo el rescate de la identidad cultural y protección de la biodiversidad”.

El turismo rural sostenible se presenta como una oportunidad para los lugares con belleza escénica no explorados como la zona aledaña a la Subcuenca del Lago de Apanás-Asturias (sitio Ramsar N° 1137). Aquí se desarrollan iniciativas que permitirán enfrentar oscilaciones productivas y de precios del café, enlazándose con esfuerzos por la conservación ambiental desde una gestión integrada del recurso hídrico.

Se pretende incorporar 1,000 hectáreas de superficie forestal a una red de Reservas Silvestres Privadas, a las que se les facilita la elaboración de sus planes de manejo y declaración oficial por parte del Marena; al sumárseles las ya existentes, Jinotega pasa a ser el departamento con más reservas silvestres privadas de Nicaragua.

Estas reservas recibirán apoyo mediante combinación de inversiones y asistencia técnica; se está en proceso de establecimiento de centros de crianza de especies nativas más importantes y se trabaja en la construcción de rutas y circuitos agro-eco-turísticos. Se capacitan a jóvenes originarios de la zona como guías turísticos, a los que se les acredita como tales en el Registro Nacional de Turismo, una vez cumplan los requisitos de Ley.

La laboriosa población rural jinotegana, una vez capacitada en turismo, permitirá incorporar su modus vivendus laboral, compartiendo sus experiencias en los diferentes cultivos; café, hortalizas y granos básicos, donde el turista, si es su opción, pueda incorporarse a las actividades de cosecha en los cafetales combinándolas con visitas a orquidearios, mariposarios, zoocriaderos y un majestuoso recorrido entre heliconias, bromelias, helechos y el colorido canto de aves residentes y migratorias.

Cuatro instituciones gubernamentales, dos alcaldías, gabinetes, Comités de Microcuencas, demás protagonistas territoriales y la cooperación internacional, realizan estos y otros emprendimientos dentro del proyecto gestión integrada de los lagos de Apanás y Asturias para desarrollar este potencial turístico.

Potencial en parte inexplotado, producto de la tradición agrícola ancestral y lo benevolente de la naturaleza del sitio, donde a pesar del despale y contaminación, el agua aún brota a borbollones bañando al país con energía hidroeléctrica, brinda seguridad alimentaria con producción hortícola y arrocera aguas abajo.

Un circuito turístico que para construirse demanda: planificación, inclusión de protagonistas territoriales, coordinación interinstitucional, ya que la gestión turística y ambiental sin esos elementos solo nos pueden llevar al fracaso. El modelo gubernamental de alianzas para la buena esperanza es una verdadera alternativa, pero ver sus frutos positivos demandará tiempo, recursos, esfuerzos, voluntad, educación turística y ambiental en todos los niveles públicos y privados, para que en un futuro próximo podamos cumplir plenamente el objetivo de celebración del día nacional del turismo sostenible.