Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Me he quedado estupefacto al leer la noticia de que ahora hasta la inteligencia está amordazada en nuestra Nicaragua. Estamos llegando a la irracionalidad de un gobierno que está dando patadas de ciego.

¡Pobre Daniel! Quién le puede creer sus mensajes vacíos, sin ningún contenido de verdad, dando la impresión de que en Nicaragua funciona todo con normalidad y transparencia, y dándole gracias a Dios y al pueblo; por su nueva victoria en las Elecciones. Esto le ha pasado siempre a los dictadores, que encerrados en su egolatría, y engañados por sus “ad lateres” viven una realidad desfigurada.

El colmo es que ahora quiere silenciar a uno de los grandes escritores y novelistas, como Sergio Ramírez Mercado, no sabiendo que esta mordaza contra Sergio, genera toda la veta poética e intelectual del nicaragüense; en una total oposición hacia este gobierno de “amor y reconciliación”.

La solidaridad que ha tenido Sergio Ramírez a nivel nacional e internacional tendría que hacerle pensar al orteguismo que está “regando fuera de tiesto”.

Sergio, sin proponérselo, ha subido en su prestigio a lo máximo, de tal modo que los que no le han leído ahora buscan sus obras como “pan caliente”. Sergio tiene que sentirse orgulloso; de esta brutal ignorancia en que ha caído, este desprestigiado gobierno orteguista.

No sé sabe qué escritores e intelectuales de prestigio apoyan a este gobierno, pues todo lo de valor está en la oposición, como sucede en los otros campos.

Parece mentira que ahora en Nicaragua para superarse en niveles académicos y de pensamiento crítico, tendrá que hacerlo de una manera anónima, pues para estar con el gobierno, tienes que ser un borrego y repetir lo que manda el jefe, y hablar a como él lo hace, sólo de imperialismo y oligarquía
que ya nos tiene hartos.

¡Pobre Nicaragua! Dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Me parece que con el 38% este señor se siente dueño de Nicaragua.

Mi solidaridad con el ilustre novelista y escritor Sergio Ramírez, que lo ha pringado esta “política fangosa” como se ha dicho.

Comparto lo que dice Luis Rocha en EL NUEVO DIARIO: “¿será ésa la cara de la política del siglo XXI de este régimen? Ya sabemos que en la historia de la humanidad censurar ha sido propio de las más abyectas dictaduras y tiranías...”