Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Querido Martin Mulligan o Emila Persola (a propósito, siempre me gustó tu seudónimo). Aunque te respeto mucho, difiero de tu opinión publicada el jueves 11 de diciembre en EL NUEVO DIARIO, y no por ello se me ocurre vetarte o censurar tus palabras.


No se trata de elegir quién debería hacer el prólogo a la obra de CMR, pues ya se hizo. Sabemos que Pablo Centeno está capacitado para hacerlo, y de hecho él realizó un estudio de 72 páginas sobre Martínez Rivas para la edición de Anamá Ediciones, publicada el año pasado bajo el título de “Poesía reunida”.

También hay otras personas capacitadas. En España se escribió otro prólogo por medio de Visor Libros y estuvo a cargo del poeta Luis Antonio de Villena, lo mismo con Harold Tenorio Alvarado, en Colombia, a través de la revista Arquitrave, por mencionar otros dos ejemplos.

Considero que no es necesario ser crítico literario para escribir sobre la poesía de alguien. Muchas veces me ha tocado escribir reseñas de libros que me han transformado la visión del mundo, que me hacen vivir. Si tuviera que callar todo lo que me ha dado la literatura sólo porque no tengo un título de crítico sería terrible. Si dijera todo lo que tengo que expresar, entonces, ¿vos me vetarías?
Pero aquí, insisto, no se trata de debatir sobre quién está capacitado o no. Se trata de algo terrible. Están censurando un prólogo, la palabra de un escritor, y al mismo tiempo, la poesía de CMR. Una censura, además, sin tener la delicadeza de ver antes el contenido, como lo confirmó en una entrevista el titular del INC.

Respecto a Sergio Ramírez: recordá que es un gran ensayista y escritor. Él no necesita un título de “Crítico literario” para escribir. Eso de ser crítico lo inventan en las universidades, a los escritores los hace la vida y la lectura.

Es como decir que nadie puede ser poeta o escritor si no tiene título. Comparto con vos algo importante: entre un escritor y un crítico literario obviamente prefiero al primero, pues el segundo con costo llega a entenderse a sí mismo.

Finalmente, cito las mismas palabras expresadas por Pablo Centeno, quien ha dejado bien clara su posición respecto al veto: “Firmo para expresar mi desacuerdo y rechazo contra toda censura y represión hacia las expresiones de la inteligencia y del espíritu que son la esencia de lo humano y la cultura (…) El escrito de Sergio Ramírez ‘Horno al rojo vivo’, propuesto como un prólogo para la publicación de la poesía de CMR en España, es un estupendo registro en zoom de la performance del minotauro Carlos Martínez Rivas en su infierno de cielo”.


*Poeta sin título de “crítico literario”