•  |
  •  |
  • END

A pesar de usted…como dice la canción de Luis E. Mejía Godoy, es el inicio obligado para cada una de las siguientes anotaciones sobre el triste papel de los “intelectuales” y “disidentes” que autollamados los faros de la inteligencia, son aliados abiertos y declarados de la derecha, el neosomocismo, la oligarquía, el gran capital, los ricos, los banqueros millonarios y de los políticos corruptos. El adiós definitivo a la muchachada rebelde, sin máscaras en el baile y sin los tambores olvidados de Sergio Ramírez (quien dijo no ser parte de la solución).

 Pero nadie les critica que han abandonado sus principios; que se olvidaron de tanta sangre derramada por miles y miles de Héroes y Mártires; que traicionaron y olvidaron a la Revolución; que nada valió la pena; que se dedicaron a sus estudios y negocios personales; o que se retiraron a la comodidad de sus casas para ser vistos solamente cuando a los empresarios mediáticos les interesa sacarlos a despotricar contra el sandinismo; o que ya no son consecuentes con la teología de la liberación. A pesar de todo eso, ninguna empresa mediática los ataca.

A pesar del escándalo judicial por un fallo a favor de la viuda de un Héroe de la Revolución, y madre de cuatro hijos, víctimas de las arbitrariedades del poeta mesiánico y católico Ernesto Cardenal, en el departamento de Rivas se ganó en todos los municipios, excepto en uno, Potosí, donde la división entre compañeros influyó mucho en el resultado negativo. A pesar de la confusión de renombrados intelectuales de otros países (los medios sí que son poderosos) y de la campaña de desprestigio de nota roja-amarillista contra Daniel. A pesar del lenguaje ácido que Ernesto Cardenal usó en contra del FSLN y su dirigencia, durante las actividades de la toma de posesión del Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, la victoria del FSLN en estas elecciones municipales fue contundente (105 alcaldías ganadas hablan por sí solas; y faltan las elecciones de la Región Autónoma del Atlántico Norte). A pesar de que el poeta Cardenal, por un lado, y el poeta Rocha en sus “Pláticas de caminantes” por otro, se empeñan en desacreditar a los revolucionarios del FSLN comparándolos constantemente con Hugo Chávez, Fidel Castro o Raúl Castro; y tratan de deslegitimar toda acción transformadora en Nicaragua; el FSLN es reconocido como el único partido político de izquierda en Nicaragua por los partidos revolucionarios de toda América Latina. Y éstos, gozan con la victoria sandinista.

A pesar de los hermanos compositores Mejía-Godoy, con el escándalo mediático por derechos de autor y las patadas libertarias contra periodistas, el FSLN ganó. Y ganó todos los municipios en los departamentos de Managua, Madriz, León, Chinandega y Carazo de forma arrasadora. El “efecto hermanos Mejía-Godoy” fue inefectivo; no se sintió ni en Somoto, su ciudad natal; ni siquiera debajo del almendro de donde la Tere. A pesar de los cuechos de brujerías de León Núñez y sus mediocres analistas políticos de Acoyapa, el FSLN ganó las elecciones en la mayoría de municipios, cabeceras departamentales y en la capital. A pesar de que Gioconda Belli, galardonada por diferentes editoriales debido a sus novelas (diversos premios que representan miles de dólares), escribió sin rubor ni pudor, en EL NUEVO DIARIO, que ella votaría por el PLC porque veía en Montealegre, el banquero corrupto, al administrador que necesitaba el ayuntamiento de Managua. A pesar de sus blogs abarrotados todos los días y de su voto confeso por un neoliberal corrupto, los sandinistas ganamos y con todas las de ley. De manera más explícita y original no pudo brotar de ella la mujer que habita en su ser, ni pudo mostrar el verdadero sentimiento de país bajo su piel. Y ella estaba ahí, sonriente, luciendo su cabellera, junto a políticos derechistas para marchar con el objetivo de arrebatar la victoria electoral municipal al pueblo de Nicaragua. Una utopía más de Waslala. Waslala, municipio donde el FSLN perdió, pero con un crecimiento extraordinario de votantes, mucho más que alentador porque ahí dimos la pelea. Y pesar de Michelle Najlis que traspoló el debate entre Unamuno y un general franquista para sugerir que votar por el FSLN era votar por la muerte y contra la inteligencia. A pesar de que Onofre Guevara (llamado el último comunista por Francisco Sancho-Más) escribió también en EL NUEVO DIARIO que un individuo no era más o menos revolucionario si votaba en una casilla en la cual no estaba acostumbrado a votar. En otras palabras, votar en la casilla del PLC no hacía a un revolucionario sandinista ni más ni menos consecuente con sus principios políticos e ideológicos. Y Guevara es uno de los acérrimos críticos de la falta, traición o pérdida de los principios, que según él, lleva el FSLN como un estigma indeleble en la frente. A pesar de Guevara, de doña Procopia y don Procopio, el FSLN y Alexis Argüello ganaron la cuarta corona a punta de votos que sonaron como poderosas combinaciones de jabs de izquierda. A pesar de que el último comunista desconoce la lucha de clases en el actual contexto nacional y provoca un revoltijo indescifrable entre “ladrones” y “pobres”; critica las alianzas del FSLN con el vicepresidente Jaime Morales Carazo (negociador de la ex-contra), con Edén Pastora (para quien esta fase de la Revolución se lleva a cabo en libertad, paz y democracia) y con el Cardenal Obando (quien ahora está asumiendo de manera más consecuente la opción preferencial por los pobres que los Cardenales de apellido, ex-teólogos de la liberación). A pesar de todo ello, los proletarios y desempleados votaron por el FSLN. Y aunque yo soy ateo y estoy en contra de todo tipo de teocracia y confesionalismo, la realidad de Nicaragua es especial y ahí debe ponerse a prueba la capacidad e inteligencia de los políticos para entender y adaptarse a esa realidad. ¿O el FSLN debe caer en el error de los dogmáticos socialistas y comunistas del siglo pasado que por eso mismo nunca fueron una opción de poder para los pobres en Nicaragua?
A pesar del alboroto mediático de las ONG y sus transacciones de dinero; a pesar de que los ONG han querido desplazar a los sectores populares de la lucha social y hacer de esta última sesiones de “casting” ante las cámaras de Esta Semana o de Esta Noche. A pesar de los discursos gastados, sin almidón, de no a la dictadura (aunque no de la dictadura bicéfala de Carlos Tünnermann B., porque todos los antipactistas ahora se aliaron con el pactista de Alemán), de todos contra Ortega, de falta de libertades de prensa y expresión, de las amenazas de que vuelva Rigoberto López Pérez para ajusticiar al dictador. A pesar de las manipulaciones de Vicente Fox y Jorge Castañeda, serviles mexicanos del imperio (estrellas de Carlos F. Chamorro Barrios). A pesar del patético papel de Dora Téllez (en falsa huelga de hambre), Víctor Tinoco, Eddy Sáenz, Víctor Tirado, Hugo Torres haciendo su pacto de un solo corazón con el neosomocismo neoliberal de Montealegre y el PLC, ganamos los sandinistas claramente y sin confusión posible. A pesar del decálogo para anular el voto, escrito por Mónica Baltodano, respaldada por Henry Ruiz (que de modesto sólo le quedó el alias y de la fama de lumbrera de la sapiencia ni una pizca), el FSLN ganó más del 70% de las alcaldías del país. A pesar de que Alejandro Martínez Cuenca no se atreve a criticar al PLC y a Montealegre como instigadores de la violencia y de la violación a la voluntad popular; el pueblo sigue defendiendo en las calles su voto depositado en la casilla del FSLN. Y todos estos señores cartuchos quemados ¿con qué partido correrán como diputados en 2011? A pesar de todos los que escribieron que no había por quién votar; que se abstendrían de votar; que no votaban por borregos o monigotes; que los ciudadanos dudaban si votar o no; si votaban por el mismo diablo o por el demonio; porque no querían ser llamados oligarcas, orteguitas o traidores; o bien, se iban de paseo lejos de sus municipios; o juraron no hablar de política en
programas deportivos como Edgard Tijerino. A pesar de usted y de todos ellos, el FSLN triunfó en
estas elecciones municipales de 2008, sin duda alguna; póngale
sello.