Leonel Téller Leonel Téller
  • Managua |
  • |
  • |

Medios de comunicación publicaron la noticia que el Gobierno de Nicaragua medirá el impacto que tendrá en la economía del país el proyecto del Canal Interoceánico y que los resultados serán incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo Humano, el cual será presentado a los organismos financieros internacionales y la comunidad de donantes.

En vista que la región ya cuenta con un Canal Interoceánico en Panamá, que sirve a aproximadamente el 5% del tráfico marítimo mundial, este puede ser una buena referencia si analizamos las cifras de su impacto en este país del itsmo. Como ejemplo, su operación rompió récord de ingresos en el 2014 con 2,629 millones de dólares, y desde que Estados Unidos traspasó la administración del Canal a los panameños, el 31 de diciembre de 1999, el proyecto canalero, que se inauguró el 14 de agosto de 1914 con la pasada del vapor Ancón, ha beneficiado a los panameños con ingresos que superan los 18,000 millones de dólares.

Para forjarnos una idea del impacto de estos ingresos en el 2014, estos son algunos de los sectores en que se distribuyeron: salarios a profesionales, técnicos y trabajadores hasta por US$370.8 millones; prestaciones laborales en las que se invirtieron US$62 millones; para la operación del Canal se compró una gran variedad de bienes y servicios a la micro, mediana y grandes empresas del país por un monto superior a los US$1,146 millones; el Seguro Social recibió US$97.8 millones en cotizaciones y el Seguro Educativo US$10.5 millones, y en Impuesto sobre la Renta el Estado recibió US$61.1 millones.

Las autoridades canaleras también administran un programa denominado “La Ruta Verde”, el cual les ha permitido reforestar más de 6,200 hectáreas con más de tres millones de árboles de diversas especies, plantados en zonas claves, coadyuvando a promover prácticas de producción agropecuaria y desarrollo de negocios ambientales sostenibles a lo largo de la ruta interoceánica, logrando un impacto positivo en el rendimiento y la producción de ganaderos y agricultores. La autoridad del Canal administra 12 sitios estratégicos para la preservación del medio ambiente entre manglares, parques nacionales, centros de investigación, reservas forestales y zonas de uso múltiples.

Solo en el año fiscal 2014 se adjudicaron varios contratos para sembrar 812 hectáreas adicionales, 703 de bosque y 109 de manglar. Estos esfuerzos incluyeron la reforestación de 62 y 65 hectáreas en el Parque Nacional Soberanía (Aguas Claras) y en el Parque Nacional Soberanía (Camping Resort), respectivamente, y se completó la fase de cinco años de mantenimiento de proyectos de reforestación de 270 hectáreas en los parques nacionales Omar Torrijos, Chagres, Centro de Investigación Forestal fase I y Volcán Barú.

Los esfuerzos de reforestación permitieron nuevos hallazgos arqueológicos del período precolombino de la era cristiana, entre los años 200 a.C. y 36 a.C.
Adicionalmente, administran la producción y venta de agua potable procedente de la cuenca del Canal para más de medio millón de habitantes de las ciudades de Colón, Panamá, Arraiján y La Chorrera, gracias a las tres plantas potabilizadoras que opera, la de Miraflores, Mendoza y Monte Esperanza, permitiéndole generar un promedio de 120 millones de galones de agua potable diarios, más la generación de energía eléctrica que ayudó al país durante la crisis energética entre enero y mayo de 2014 al aumentar su participación en el mercado eléctrico nacional.

Es importante resaltar que en agosto del 2014, durante la última visita de Environmental Resources Management (ERM), auditor independiente para las agencias crediticias y la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), se resaltó la mejora continua de la gestión certificando que todo marcha conforme los Principios Ecuatoriales.

Valoro que entre “comer mango con sal” o “cangrejos sacados debajo de piedras”, producir “cuatro litros de leche por vaca” o “diecisiete quintales de maíz por manzana”, no estaría nada mal tener nuestro Canal Interoceánico en Nicaragua.