Esteban Solís
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Una coalición que integra a formaciones políticas de izquierda, centro, judíos ortodoxos sefardíes y árabes israelíes, intentará, el próximo martes día 17, derrotar al primer ministro Benjamín Netanyahu, líder de Likud, centroderecha, que busca un cuarto mandato. Los sondeos de opinión reflejan que ninguna de las dos plataformas  tienen los 61 diputados sobre un total de 120 para formar gobierno. Según varias firmas encuestadoras, el mercadeo de pactos electorales le otorgan a la alianza de Netanyahu 56 escaños y a la que lidera Isaac Herzog, la coalición sionista, 54 butacas en la Knéset, el parlamento.

Hace pocos días medios de comunicación informaban de que Herzog habría recibido un guiño de apoyo de Ayre Dery, líder del partido religioso Shass, mayoritario entre los judíos ortodoxos sefardíes. Antes, los árabes israelíes, que por primera vez se presentan unidos, le expresaron su apoyo. De materializarse el apoyo del partido religioso Shass, Herzog podría alcanzar los votos necesarios para ser elegido primer ministro.

¿Qué tienen de importante estas elecciones? Varias podrían ser las respuestas, sin embargo, uno de los actores electorales (Netanyahu) tiene un peso significativo en la zona de oriente próximo, región que “arde” por los distintos conflictos en curso. Recuerden que hace poco el primer ministro acaparó los focos mediáticos de occidente, por su comparecencia en el Capitolio por invitación de los republicanos, hasta donde llegó a cuestionar la política exterior de los Estados Unidos y del presidente Barack Obama por las negociaciones con Irán, enemigo a muerte de los israelíes.

Otra razón tiene que ver con el líder y principal contendiente de Netanyahu, el laborista Isaac Herzog, cuyo programa de gobierno es la antítesis de Likud.  Herzog  ha dicho que está a favor de la solución del conflicto palestino-israelí y de un relanzamiento de las negociaciones con los palestinos en base a la solución de los dos Estados. También ha izado la bandera porque haya un reparto equitativo de la riqueza social y la aprobación de ayudas sociales.

El prestigioso escritor y periodista israelí Ari Shavit escribió recientemente: la izquierda se ha movilizado esta vez.  La derecha parece confusa y dividida. Los medios de comunicación airean escándalos del Gobierno. El ombudsman (defensor del pueblo) critica los gastos suntuarios de la familia del primer ministro y denuncia la carestía de la vida. Parece un asalto a la Bastilla de Netanyahu por todos los flancos.

Al igual que sus predecesores de línea dura, Netanyahu ha invadido tierras palestinas a sangre y fuego con uno de los ejércitos más poderosos y mejor equipados del mundo para responder a los ataques de cohetes que las milicias de Hamás efectúan contra posiciones israelíes. El ejército de Israel, según documentación  de instituciones humanitarias internacionales, ha sido responsable de la muerte de miles de civiles palestinos, mujeres, niños y ancianos. La última operación militar  de julio de 2014 denominada “Margen Protector” se cobró la vida de centenares de inocentes.

Es factible que el próximo martes la coalición que encabeza Herzog  le dé nuevos aires a la política doméstica y exterior de Israel. Algunos expertos en asuntos electorales apoyados en las encuestas vaticinan que Herzog podría alcanzar un bloque parlamentario bastante sólido que sin embargo, no le valdría para formar gobierno. Otros piensan lo contrario haciendo cálculos de las eventuales alianzas.

El primer ministro se las jugó a principios de este mes en su intervención en el Congreso de los Estados Unidos, apuesta que no fue bien vista en su país y fue muy criticada por su oportunismo electoral.  En un artículo anterior sobre la comparecencia de Netanyahu reflejé lo que dijeron entonces varios medios de comunicación de Israel, que llegaron a ironizar hasta el punto que una veterana y respetada columnista dijo que a Netanyahu le vendría muy bien una contratación como actor en Hollywood.

Las cartas ya están sobre la mesa, las elecciones son este martes y tanto el primer ministro como el líder de la coalición sionista están confiados en obtener la mayoría de escaños que les permita formar gobierno.

estesor59@yahoo.com