Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Dentro de la creación de palabras mediante la sufijación, hay en el español de Nicaragua una serie de términos que expresan diferentes relaciones (de lugar, de tiempo, de cantidad, etc.). Veamos.

Los sufijos de lugar son frecuentes como –encia (naciencia, ‘criadero de animales’): “En el zaguán encontré una naciencia de culebras”; -embre (curtiembre, ‘tenería’): “Seguían recibiendo pieles y realizando labores de curtiembre”. (END/19/06/07); - era (chanchera, ‘granja porcina’): “Construimos una chanchera y comenzamos a criar cerdos de raza”; - eño (afuereño, ‘forastero’): “El afuereño entró a la cantina, se tomó tres leñazos de guarón y empezó a repartir cinchazos a los que estaban en una mesa”; –ero (cagadero, lugar del campo donde se expelen los excrementos): “Muchos campesinos tienen su cagadero debajo de un chilamate”.

De cantidad son comunes, como –al (polvazal, ‘cantidad de polvo’): “Cuatro alunadas tuvo la perra y a la quinta los tuvo en un polvazal y se ahogaron los animalitos”. (Mario Fulvio Espinosa. Nuestra gente, LP/18/09/07); -on (humazón, ‘abundancia de humo’): “La humazón no lo dejaba respirar”; -oso (chingastoso, ‘con mucho residuo o sedimento’): “No me quise tomar la bebida chingastosa”’ -era (zopilotera, ‘cantidad de zopilotes’): “Encontramos el cadáver por el revoloteo de la zopilotera”.

Los sufijos que se refieren al tiempo son, entre otros, –ado (dilatado, ‘que se ha retrasado’): “Los alumnos estaban inquietos en el aula, porque el profesor se dilató en llegar”; -ear (tempranear, ‘madrugar’): “Llegó tarde a su trabajo, porque no quiso tempranear y el trayecto es largo”.

De movimiento, encontramos ejemplos en -ear: (corretear, ‘correr para alcanzar a alguien, dirigirse a un lado y a otro’): “Lo anduve correteando todo el día y no pude dar con él”; -in (vueltín, ‘recorrido rápido o paseo corto’): “Como somos bien curiosos, nos fuimos a dar un vueltín al lugar”. (Suplemento Aquí entre nos, LP/29/06/07).

Los sufijos referidos al carácter, hábitos o conducta son abundantes, como –oso (contumerioso, ‘mimado, especialmente en las comidas’): “Es tan contumerioso que no come si no le dan la comida en la boca”; -ero (cochonero, ‘individuo que se junta con un homosexual por una cantidad de dinero previamente convenida’): “El cochonero puñaleó al playo porque no recibió el pago por el servicio”; -iento (tiriciento, ‘malhumorado’): “Casi no le hablo, porque es muy tiricienta”; -ado (empurrado, ‘con enojo visible en el rostro’): “Ni te le acerqués al jefe que amaneció empurrado”; -ista (pajista, ‘holgazán’): “La construcción de la casa no avanza porque los trabajadores son pajistas”; -anza (malacrianza, ‘cualidad de malcriado o grosero’): “No lo vuelvo a visitar, porque me recibió con malacrianza”; -ina (relojina, ‘desorden o alboroto’): “Tan pronto salió el profesor, los alumnos armaron una relojina en el aula”; -ada (leperada, ‘acción propia de un ladrón’):”… su policía estrella amenazó con cárcel cuando le fueron tomadas unas fotos, y multas de ese tipo son verdaderas leperadas. (END/23/05/06); -ona (ganchona, ‘lesbiana’): “La ganchona acaba de llegar al barrio y ya tiene compañera”; -udo (tapudo, calumniador): “…hemos heredado de nuestros antepasados la característica de tapudos (Gilberto Berman Padilla: La raza más extraña del mundo, LPL/14/06/03); -ido (atenido, ‘aprovechado’): “Es un atenido de marca mayor”.

La condición o estado se expresa en –iento (lombriciento, ‘niño infestado de lombrices intestinales’): “Todos ellos son niños de tierra adentro, lombricientos y sin atención médica”.

Los sufijos que indican complexión son frecuentes en –on (toloncón, ‘persona alta y corpulenta’): “Se le enfrentó con un garrote, pero no pudo con el toloncón”; -udo (toletudo, ‘de brazos musculosos’): “De tanto levantar pesas se ha vuelto toletudo”; -ango (patango, ‘regordete’): “Mi pretendiente es patango, pero muy inteligente”.

El tamaño de las cosas es corriente, como –on (dientón, ‘de dientes grandes’): “Un negrito flaco, pelo hirsuto, descalzo y dientón, se mueve en Ciudad de Dios”. (Octavio Enríquez: Desde ciudad de Dos. Domingo, LP/23/11/08).

Acción repetida es común en –era (balacera, ‘tiroteo’): “Balacera en cantina deja dos heridos”. (END/24/06/07); -azon (gritazón, ‘gritos continuos’): “Toda la tarde pasó en una sola gritazón”.

La condición atmosférica se expresa en –on (tronazón, ‘trueno’): “Asustada por la tronazón, no paraba de rezar”; -era (tronadera, ‘trueno’): “La tronadera nos anunció una lluvia que nunca cayó”; -ería (rayería, ‘rayos’): “Cuentan los testigos que mientras caía la lluvia, se desató una rayería”. (END/09/07/07);
El desorden lo encontramos en palabras que terminan en el sufijo –ajo (desparpajo, ‘desorden’): “A la hora de la repartidera, se armó tremendo desparpajo”. Y algunos defectos físicos, como –eco (vireco, ‘torcido de los ojos o del cuello’): “Cuando lo vimos vireco, tuvimos que llevarlo donde el médico”; - udo (chiboludo, ‘de ojos muy grandes y saltones): “Chiboluda, guayabuda y todo, si vos querés, pero así la quiero”; -on (chibolón, ‘de ojos grandes y saltones’): “Vos volvés a ver al chibolón y lo primero que le ves son las chibolas”.

El vocablo más recientemente formado por sufijación es “tubería” (derivado de tubo) en la frase adverbial “en tubería” para significar que el proceso de una acción, un trámite o una gestión está interrumpido temporalmente por una u otra causa. Veamos el siguiente texto: Oposición logra paralizar Asamblea como protesta y se quedan en tubería reformas 2008. (END/16/12/08).

Toda palabra y toda expresión tiene, según sus usos dentro de un grupo social, un interés histórico y humano y tiene también su propia dignidad y su propio criterio de validez. La labor del filólogo no es enseñar de acuerdo con determinada norma, sino comprender e interpretar según el uso de la colectividad.

La lengua culta responde más al criterio de unidad hispánica, y se somete con mayor disciplina a las normas que aseguran esa unidad. Pero la lengua popular y familiar tiene un color local y es más vivaz y espontánea.

rmatuslazo@cablenet.com.ni