• |
  • |
  • END

I. Cobertura electoral.- Cada vez que se realizan elecciones en Nicaragua, distintas voces advierten a medios y periodistas, mantener una posición informativa amplia y expresar sus compromisos únicamente a través de sus respectivas políticas editoriales. Jamás hipotecar su política informativa. Los daños inflingidos a su imagen y autonomía no se compensan fácilmente. Estos señalamientos procuran evitar alineamientos insanos.

Aunque en toda contienda electoral la propaganda asume cotas mayores, algunos medios de manera descarada, no sólo asumen actitudes de agitación y propaganda a favor de determinado partido o candidato, también cierran las puertas con quienes no comulgan, lanzando muchas veces una carga de adjetivos para desacreditarlos y descalificarlos, no importándoles comprometer su independencia y credibilidad. Los discursos unilaterales y elogiosos constituyen su contra-cara. Alzan sobre pedestales a candidatos de una manera acrítica. Se deshacen en resaltar sus virtudes. Derraman incienso y encienden veladoras a sus pies.

El clima electoral depende en gran medida de la manera en que los medios brinden cobertura a los diversos acontecimientos que se suscitan a lo largo de la contienda. Los niveles de polarización suben o bajan de acuerdo al tono y apertura que muestren los medios. Una de las más grandes lecciones durante las elecciones municipales de noviembre 2008 es que el fuego de la polarización terminó alcanzando también a medios y periodistas. La protección policial brindada a los canales 2 y 4, a El Nuevo Diario y La Prensa, expresa que la forma en que presentan los sucesos siempre tendrá repercusiones de distinta naturaleza. El director de la Corporación, Fabio Gadea Mantilla, denunció que la radio fue sacada del aire, para evitar el impacto de sus transmisiones. Iguales señalamientos hizo el director de la emisora 15 de septiembre, Fernando Avellán.

La agresión contra Nicolás Berríos, reportero de Radio Ya, y la quema de una camioneta de esa emisora son injustificables. También son condenables las trompadas propinadas a Ary Neil Pantoja, periodista de EL NUEVO DIARIO, por los seguidores de Eduardo Montealegre. La periodista Sheyla Cano, de Canal 2, prácticamente fue emboscada. Militantes enardecidos del FSLN impidieron su acceso a la ciudad de León. Las pedradas recibidas por el fotógrafo de la Agencia Francesa de Prensa, (AFP), Miguel Álvarez, en su sien derecha, mientras realizaba tomas en las calles de León, son igualmente reprochables. Nadie estaba a salvo de estos atropellos.

El asedio contra Octavio Sevilla, de Radio Ya, la herida propinada en el estómago a Iván Olivares, de la revista Confidencial, los morteros que alcanzaron a Oswaldo Rivas, de la Agencia Reuters, la destrucción total de un vehículo de Canal 2 en las inmediaciones del Hilton Princess, la quiebra de vidrios de un automóvil de Canal 8, la ocupación armada y la destrucción de las emisoras radiales Darío, Metro Estéreo y Caricias en la ciudad de León, obligan al periodismo nacional a una profunda reflexión sobre su quehacer profesional. El reportaje de Lucía Pineda Ubau en Canal 2 haciendo un recuento sobre los asesinatos de periodistas a partir de 1978 y la cadena de vejámenes sufridos a lo largo de estos años, pone en perspectiva qué medios y periodistas siempre han sido chamuscados por la violencia.


Los señalamientos de Marcela Rivera y de Ary Neil Pantoja durante la comparecencia promovida por Canal 2, el 19 de noviembre en la audición de Mediodía, conducida por Alfonso Flores, convocan a un análisis a fondo y a la búsqueda de una solidaridad profesional que todavía no aflora. Constituyen una grave limitación para el ejercicio de la libertad de expresión. ¿Volverá a ocurrir lo mismo? Todo dependerá en gran medida del comportamiento que tomen los políticos, la prontitud con que restituya su credibilidad el Consejo Supremo Electoral y la decisión que adopten los medios de bloquear todo intento de polarización de la sociedad nicaragüense.

II. María Lily y los novísimos.- María Lily Delgado realizó un reportaje especial para dimensionar la labor desplegada por la nueva generación de periodistas. Un espaldarazo de su parte a la camada de jóvenes que pugnan por labrarse un espacio en los canales de televisión. Cuando se proyecta este tipo de programas, generalmente se pierde la dimensión crítica. Pese a lo acertado del tema y a su importancia, María Lily fue demasiada condescendiente con su antigua compañera de trabajo en Canal 2, Lucía Pineda Ubau. Hay que reconocer que Pineda Ubau ha tenido un desarrollo mayor en relación a sus demás compañeros. Es visible cómo supera a Dino Andino frente a las cámaras.

María Lily también dimensionó a Erving Vega. El conductor y presentador de programas en Canal 8 ha demostrado madurez y una especial atención por cubrir temas relevantes. Todas las mañanas en Estudio 24 Horas, muestra desenvoltura, conocimiento y dominio frente a sus entrevistados. La decisión de María Lily la enaltece. Evidencia que carece de envidia, eso que sobra a muchos y muchas, cuando tratan a los jóvenes recién llegados a los medios de comunicación. En Canal 12 quienes han crecido más rápidamente son Stalin Vladimir Centeno y Abel Calero, dos jóvenes con futuro, si no los arrastra la marea política.

Karen Erazo acaba de llegar a Canal 2, y ya cuenta con una evidente desenvoltura y seguridad frente a las cámaras. Tres jóvenes universitarias, Maricela Caldera, Yunaisy García y Fátima Murillo buscan destacar en un clima de competencia abierta, como se ha convertido hoy en día la televisión. Maricela se ha consolidado como conductora de Esta Mañana en Canal 8. La veteranía de Xiomara Laguna y Sheyla Cano debería contribuir en el crecimiento de Yunaisy, la nueva cara de Canal 2. El empeño de Jennifer Ortiz, debería servir de aliciente a Fátima en Canal 8. Blanca García se posesionó como presentadora de la audición estelar de Acción 10. Pasó con excelentes notas la prueba, compartiendo escenario con Lucía Martínez, quien escaló a las pantallas desde que se inició en el campo periodístico.

En ese mismo canal, Rommel Sánchez tiene en sus manos la oportunidad de su vida. Con la asignación de la entrevista en la audición matutina de Acción 10, supera la prueba o queda reprobado para siempre. Sánchez debe prepararse a fondo ante sus entrevistados. No puede continuar mariposeando con preguntas flojas y de sentido común. La audiencia espera otra conducta de su parte. La condescendencia y las preguntas de mero trámite descalifican tanto al entrevistador como al entrevistado. Los televidentes piensan que la entrevista fue pactada de antemano.

III. Dos en una del Procurador.- En una investigación periodística de EL NUEVO DIARIO, realizada por Luis Galeano y Mauricio Miranda, aludieron a supuestas malversaciones en Bavinic. Esta investigación dejó claro que cada vez que se toca el tema de la propiedad en Nicaragua, aparecen nuevas aristas. Un problema que ha resultado casi imposible de resolver. Dos funcionarios de gobierno, el Ministro de Turismo, Arquitecto Mario Salinas y el Procurador General de Justicia, Dr. Hernán Estrada, aparecen señalados de haber participado en la adquisición de propiedades, ofertando precios infinitamente menores a los establecidos. El Dr. Estrada ofreció $6,500 dólares que no se correspondían con el monto autorizado por la Corte Suprema de Justicia (76 mil dólares pagaderos en bonos de indemnización) y el Arq. Salinas pujó a “precios irrisorios”, que a la postre se convirtieron en el mayor impedimento para la adquisición de estos bienes.

El Dr. Estrada señaló como un logro, el repago de doscientas propiedades en su verdadero precio. Si el Procurador obligó a repagar a estos adquirentes consintieron hacerlo, se debe a que todos estaban convencidos que el precio pagado no era el indicado. El Dr. Estrada adujo que hoy no haría este tipo de puja, debido al delicado cargo puesto en sus manos por el Presidente Ortega. ¡Una prueba contundente que todos actuaron con pleno conocimiento de causa!
Siempre he tenido como un hombre juicioso al Dr. Estrada. Las frases que vertió afirmando que “si el Comandante Ortega dispusiera llamar a las calles no quedaría piedra sobre piedra sobre ninguna emisora y sobre ningún medio de comunicación que lo adversa”, ¿lo perseguirán para siempre? Al menos así piensan muchos nicaragüenses y una buena parte del periodismo nacional. Confieso que yo creo en la sinceridad de sus aclaraciones posteriores en Estudio 24 Horas de Canal 8. Los periodistas Erving Vega, Fabián Medina, Mildred Largaespada, Arquímedes González, Guillermo Cortés y el académico Andrés Pérez Baltodano, parecen no olvidarlas. Desde su columna semanal En letra pequeña, Medina piensa que sus frases resumen “el control que sobre ellos tiene el presidente”. (LP. 20 de Nov. 2008).

El contexto en que lanzó su admonición el Dr. Estrada, caldearon más los ánimos. Ante las circunstancias que vivía el país, debió ser más cauteloso. El clima en esos días estaba recalentado. Los resultados controversiales brindados por el Consejo Supremo Electoral, y la persistencia de las agresiones verbales sufridas por medios y periodistas de parte del Comandante Ortega, desde que asumió la presidencia, dieron pábulo a la advertencia formulada por el Dr. Estrada. El llamado posterior que hizo a la calma y el interés por aclarar los alcances de su anatema, en las declaraciones hechas a Eloisa Ibarra de EL NUEVO DIARIO, fueron una rectificación oportuna y necesaria ante semejante agravio. ¡Sólo el tiempo decidirá si su intervención quedará sepultada en el olvido o persistirá en el tiempo como sugiere Medina!