Adolfo Miranda Sáenz
  •  |
  •  |

El Partido Demócrata y Hillary Clinton están en primer lugar de preferencia para las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU., según una encuesta de CNN. Hillary hoy obtendría el 55% contra cualquiera de los republicanos que más puntean: el exgobernador de Florida, Jeb Bush (40%), el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie (40%), el senador por Florida, Marco Rubio (42%), y el senador por Kentucky, Rand Paul (44%), quien es el posible candidato republicano que más se acerca a Hillary, con 11 puntos abajo.

Hillary tampoco tiene rival entre la lista de posibles aspirantes demócratas, con ventaja de 47 puntos sobre el posible más fuerte contrincante, el vicepresidente Joe Biden (62% frente a 15%). El 68% de los demócratas considera que las posibilidades del partido de ganar las elecciones son más altas con Hillary, frente al 30% que considera que sería mejor concurrir a las elecciones con otro candidato. Hillary goza de la opinión favorable más alta entre los posibles candidatos de ambos partidos: Hillary Clinton 53%, Biden 43%, Bush 31%, Paul 31%, Christie 25% y Rubio 25%.

Aunque falta mucho camino que recorrer, Hillary Clinton arranca la campaña con amplio margen, como favorita para ocupar la Casa Blanca. Nacida en Chicago, Illinois, el 26 de octubre de 1947, es una brillante abogada y política. Esposa del expresidente Bill Clinton sus credenciales no obtienen su mayor valor por haber sido primera dama, sino por sus dotes y méritos propios.  Fue la primera mujer en decir el discurso de los graduados en el prestigioso Wellesley College en 1969. Graduada en la Facultad de Derecho de Yale en 1973, comenzó su carrera como asesora en el Congreso tras sacar una especialidad en temas legislativos.

En 1975 se casó con Bill Clinton. Fundó la Asociación de Defensores de los Niños y las Familias de Arkansas;  fue la primera mujer en presidir la Corporación de Servicios Legales; fue la primera socia mujer en la Firma Legal Rose. The National Law Journal la seleccionó dos veces entre los cien abogados más influyentes de los Estados Unidos. Fue miembro de las Juntas Directivas de  varias empresas.

Como primera dama de Arkansas (siendo gobernador Bill Clinton) dirigió exitosamente un grupo de trabajo para la reforma del sistema educativo del Estado. En 1994, como primera dama de los Estados Unidos, su principal iniciativa, el plan de asistencia sanitaria, no obtuvo la aprobación del Congreso. Sin embargo, en 1997 y 1999, Hillary desempeñó un papel importante en la defensa de la creación del Programa de Seguro Médico para Niños, en la Ley de Adopción y Familias Seguras, y en la Ley de Autonomía de Guarderías Infantiles. Durante el escándalo Lewinsky en 1998 mantuvo una posición digna, firme y serena, apoyando al presidente pero sin justificar su conducta.

En el 2000 Hillary fue elegida como senadora por New York. Fue la primera vez que una exprimera dama estadounidense fue electa a un cargo público, y también fue la primera mujer senadora por ese Estado. En el Senado se opuso a la administración Bush en su manejo de la guerra en Irak y en la mayoría de los asuntos internos. La senadora Clinton fue reelegida en 2006. En la contienda por la nominación presidencial de 2008, Hillary ganó más primarias y delegados que cualquier otra candidata mujer en la historia de Estados Unidos, pero perdió por estrecho margen ante Barack Obama. Obama nombró a Hillary Clinton secretaria de Estado, y se convirtió en la primera exprimera dama en formar parte del gabinete de un presidente.