Esteban Solís R.
  •  |
  •  |

Los resultados de la reciente encuesta presentada por M&R Consultores es una abierta y extensa invitación a participar en las elecciones de noviembre de 2016. En el segmento sobre la confiabilidad de las instituciones el 86.2% de los consultados a fines de marzo dice que confían en que los comicios del próximo año serán justos y limpios y de ese porcentaje, el 65.3% externó su confianza  en dicho proceso. Cifras contundentes. Y aunque en lo personal no fui entrevistado para esa encuesta, me sumo al 74.8% de los nicaragüenses que consideran  importante votar en las elecciones presidenciales el año entrante.

Estos números pesan y mucho en aquellos sectores que tienen años de hacer política, pobre y muy débil, a expensas del Consejo Supremo Electoral (CSE), atacándolo como institución así como a sus miembros, los magistrados, quienes son los “villanos” de la película cuando los resultados no les favorece o las cuentas no les salen. Ataques provenientes desde distintos flancos, de diferentes colores  políticos y religiosos, algunos agazapados en organismos no gubernamentales, otros atrincherados en medios de comunicación, pero son los mismos de siempre, las mismas caras, los mismos discursos,  son ellos los que no tienen credibilidad.

Año preelectoral, dicen los que se dedican a hacer política y no exclusivamente a quienes identificamos como políticos, entonces, hay que esperar la reanudación de los ataques a la institución electoral y a sus magistrados, a los presidentes de los Consejos Electorales Departamentales, Regionales  y Municipales.  La “tregua” podría romperse en cualquier momento, quizá la señal de adentro o de fuera no ha sido autorizada.  ¿No han advertido que desde hace varias semanas el CSE y su presidente, el  Lic. Roberto Rivas Reyes, no están en el punto de mira de quienes sistemáticamente se autoerigen como los iluminados, los dueños de la verdad absoluta, los demócratas y los amantes de la libertad? Cuando empiecen a reeditar sus fracasos, cuando las encuestas no cuadren con sus expectativas, cuando no llenen plazas a pesar de sus editoriales, entonces sí,  hay que apuntarle al CSE, el “culpable” de sus frustraciones.

¿Qué tiene que ver el CSE con que el 71% apruebe la gestión del gobierno del FSLN, que el 77.4% piensa que la situación del país está mejor que hace seis años o que los programas sociales del Gobierno como Usura Cero, Plan Techo y el Bono Solidario alcancen números casi mágicos entre el 80 y el 90% de aprobación entre los nicaragüenses ?   

¿O que la poetisa y primera dama Rosario Murillo sea el personaje mejor valorado del país con más del 83% de aprobación y el comandante Daniel Ortega la escolte con un 77%,  que  instituciones como el Ejército y la Policía, el partido de gobierno y la propia Alcaldía de Managua, tengan una valoración positiva que oscila entre el 70 y el 80%? Creo que el CSE no tiene nada que ver. El CSE de acuerdo con la Constitución Política y a la Ley Electoral, tiene la responsabilidad de organizar, dirigir y supervisar las elecciones  de presidente y vicepresidente, de diputados ante la Asamblea Nacional, de diputados ante el Parlamento Centroamericano, de miembros de los Consejo Regionales de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, de alcaldes, vicealcaldes y miembros de los concejos municipales.

El 89% de los encuestados dijo que tiene cédula de identidad y un 11% asegura que no la tiene. El porcentaje que dice poseer ese documento es alto tomando en cuenta que fueron consultadas 1,721 personas de todo el país. Esa confianza depositada por los nicaragüenses en el CSE no se limita a los procesos electorales, también a la tramitación y entrega de su cédula de identidad. Rivas Reyes ha manifestado en reiteradas ocasiones que el 98% de los nicaragüenses está cedulado.

La encuesta de M&R nos invita a las elecciones, el FSLN y sus aliados como el Partido de Unidad Cristiana, la Resistencia, liberales y demócratas cristianos, consolidan esa unidad. Los resultados de esa encuesta sin duda, han disparado las alarmas entre la oposición, el árbitro tiene la confianza del pueblo.               

estesor59@yahoo.com