Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Tristeza, dolor, lágrimas e impotencia sentí al conocer del fallecimiento de mi gran amigo y hermano Manuel Eugarrios, un periodista extraordinario, como pocos, un luchador incansable por la unidad del gremio de los periodistas, con una dignidad y conciencia revolucionaria inquebrantable, jamás se doblegó ante nadie, sólo ante la muerte.

Manuel Eugarrios, el periodista enérgico, pero sonriente, tierno y solidario, un hombre humilde y sencillo, jamás hizo gala de la ostentosidad o de los cargos que ocupó, aún cuando fue diputado por el Frente Sandinista o funcionario de la misma Asamblea Nacional.

Fue el presidente del Sindicato de Radioperiodistas de Managua y desde ahí incorporó a periodistas de los departamentos para que lucháramos contra la tiranía somocista, fue uno de los impulsores del legendario periodismo de catacumbas y luego el presidente del Comité Preunificación del periodismo Nacional que dio origen a la creación de La UPN.

El pasado 28 de febrero del presente año, en la sesión especial dedicada por la Asamblea Nacional en ocasión del día del periodista, Manuel Eugarrios ocupó el podiun de la asamblea en representación de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, una organización que él construyó y levantó junto a otros y otras colegas, y en su rostro se observaba el orgullo de haber llegado a los treinta años de la UPN.

Revisando el video de esa sesión especial del 28 de febrero , Manuel Eugarrios se dirigió al gremio y a las y los diputados con una vos enérgica y con mucha vehemencia habló de la historia del periodismo contemporáneo, y como él dijo en ese momento “del periodismo histórico, comprometido con las causas populares, con la libertad y con la justicia”.

Pretendo en este comentario, además de rendirle homenaje a su memoria, recordarle a todas y todos los periodistas que él siempre se identificó con los periodistas asalariados, de las prensa escrita, radial y televisiva, con los desempleados del gremio y con aquellos que sobreviven de las pautas publicitarias .

Reconoció que esos hombres y mujeres de la comunicación que desde los años setenta han luchado “y todavía hoy continúan luchando por los intereses de todos los sectores sociales y políticos, olvidándose de sus propios intereses gremiales, es decir por superar sus modestas condiciones de vida, por sus bajos salarios, por no gozar de la seguridad social y por terminar de manera definitiva con el eterno problema de las pautas publicitarias”.

Siempre estuvo claro de que los distintos gobiernos pasan y pasan, y los periodistas quedamos siempre en las misma condiciones deplorables de nuestras vidas, o sea por ese universo de necesidades que diariamente acosan su propia existencia. Nos hemos pasado de generación en generación defendiendo el imperio de la justicia, de la libertad y el confort de todos esos sectores que inclusive algunos de ellos nos miran por encima del hombro, pero no hemos sido capaces de levantarnos unitariamente y reclamar con entereza y convicción gremial nuestros propios derechos jurídicos , laborales y nuestros propios derechos humanos”.

Para Eugarrios la creación de la UPN en 1978 fue un hecho trascendental y un hermoso gesto para aglutinar a todos los periodistas nicaragüenses más allá de su ideología o militancia partidaria, ”ahí prevalecieron razones eminentemente políticas, más que argumentos economicistas, esa lucha fue incesante y permanente, llegando incluso al enardecimiento, a la cólera, la ira y a la abierta condena y rebeldía, al igual que toda la población nicaragüense”.

Para Eugarrios con todas las acciones de valentía y de combate de los periodistas “nadie puede negar ante la historia la importantísima cuota que los periodistas revolucionarios y los independientes que se nos sumaron brindamos para el derrocamiento de la dictadura dinástica y fueron esas credenciales de lucha ideológica, política y gremial a favor de los derechos humano, de la libertad y la justicia que como decía Pedro Joaquín Chamorro, Nicaragua Volviera a ser república”.

Hizo énfasis en que “en materia de grupo y de gremios nada se puede alcanzar sin una UNIDAD MILITANTE y graníticamente sellada, y en ese largo recorrido de intentos fallidos y de esfuerzos para volver a empezar resulta también una verdad incuestionable que sin la fundación de la UPN tampoco existirían la APN, el sindicato de periodistas de Nicaragua, la asociación de periodistas parlamentarios , la asociación de reporteros gráficos que aglutina a fotógrafos y camarógrafos, y en letras mayúsculas el Colegio de Periodistas de Nicaragua, que es la organización mayor de nuestro gremio, por tener mediante ley de la república la delegación del estado para la regulación y la ética de nuestro gremio”.

Con Manuel Eugarrios muchos periodistas recorrimos juntos los departamentos del país en la época más dura, él siempre soñaba y soñó con la unidad del gremio y la profesionalización, él fue un gran maestro de muchas generaciones y la grandeza de este noble y humanista periodista es que siempre abogó por los más pobres de este país y por el gremio, y jamás renegó de su condición de revolucionario.

Con seguridad, como lo han expresado muchos colegas, el periodismo nacional perdió a un gran luchador, a un periodista de alta calificación ética y experiencia, difícilmente saldrá de las universidades o del gremio otro Manuel Eugarrios, él era único, auténtico y se nos fue en los momentos que más lo necesitábamos, pero aunque nos dejó un vació, debemos retomar su ejemplo de firmeza, abnegación, valentía, humanismo, solidaridad y ética profesional. Estoy segura de que quienes compartimos con vos, nos sentimos tristes, pero orgullosos de tu obra y de tus convicciones.

Vaya para todos sus familiares y en particular para todas y todos los periodistas mis condolencias, mi solidaridad, el cariño, respeto y admiración que siempre tuve y seguiré manteniendo, jamás olvidaré las lecciones que me brindó.


*Periodista y diputada del FSLN, Estelí