Manuel Espinoza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay mucha información secreta sobre la IIGM aún no publicada por los principales países involucrados y otra, que aun con las facilidades del internet es desconocida y mal dimensionada a nivel global.

Los británicos prometen por ejemplo, que en 2017 publicarán sobre las intenciones de Rudolf Hess, jefe del Partido Nazi y ministro de Estado alemán, el segundo en la jerarquía fascista. A inicios de 1941 antes del ataque alemán a la URSS, Hess voló  clandestinamente a Inglaterra, siendo capturado y apresado pese a sus alegaciones de que llegaba a iniciar conversaciones secretas de paz con Gran Bretaña y de inclusive unirlos en la lucha contra la Unión Soviética.

Lo anterior pareciera no tener peso, pero Alemania no quería pelear en dos frentes a la vez. Eso bien lo entendieron los ingleses. Así los aliados occidentales, pasaron dos años dilatando la  apertura del 2do frente. ¿Qué réditos estratégicos obtuvieron al dejar que la URSS prácticamente se batiera sola  a muerte contra  Alemania en un frente de guerra con una  extensión territorial de 800 km de ancho por 500 km de profundidad?

Solo en 1942  contra la URSS pelearon 240 divisiones alemanas, mientras en África apenas 15 se enfrentaban a los aliados y en 1943 en el frente soviético-germano 257 divisiones alemanas contra el ejército rojo, y solo 26 divisiones alemanas enfrentaban a los aliados en el frente europeo occidental! En total 670 divisiones alemanas destruyó el ejército rojo y los aliados solo 176.

Pese a sus pronósticos anticomunistas, el peso del poderío del ejército rojo lo terminaron de entender  los aliados occidentales  cuando desesperados  planearon inclusive, que el desembarco a Normandía fuera en Grecia para cortarle el paso a los soviets y ya cuando en 1945, la URSS entraba en Europa triunfante en 8 países europeos, que  pocos años atrás eran países capitalistas de alto desarrollo económico, planearon un plan de Guerra contra la URSS cuando ya solo faltaban dos meses para la destrucción total de la Alemania Hitleriana. Este plan fue sacado a la luz apenas en el 2008.

El Plan militar antes mencionado fue  denominado “Unthinkable” (Impensable) suponía unir casi 50 divisiones entre ingleses, norteamericanos y sumar primeramente 12 divisiones “alemanes” para expulsar a los soviets de Europa. Lo anterior no deja de impresionar a académicos y entusiastas de la historia de la IIGM sobre todo por las dimensiones que pudo haber tomado esa acción militar. En pocas palabras sería la extensión de la IIGM con una nueva etapa de guerra nuclear. Los aliados podían haber usado contra la URSS el arma atómica que emplearon pocos meses después contra Japón en las ciudades de Hiroshima y Nagasiki para lograr su capitulación.

Muchos creen que no se implementó el plan porque al final cada aliado logró tener una parte de Alemania y los soviets se detuvieron ahí.  Otros suponen que era imposible vencer al ejército rojo compuesto de 11 millones de soldados, donde 6.5 millones de ellos estaban en Europa oriental luchando.

Hoy día se rehúsan a darle el mérito de la victoria a la URSS y se confortan asimismo asumiendo, que es una victoria que le pertenece a todos los aliados sin diferencia alguna. Pero no pensó así en su momento Wiston Churchill, quien escribió a Roosevelt a inicios de abril de 1945 “Si los rusos también conquistan Berlín, se crearía una impresión demasiada exagerada, que quedaría en sus mentes como que si su contribución fuera demasiado abrumadora en nuestra victoria común y sería la causa de graves problemas en el futuro”. Pero los norteamericanos al saber que al menos 30 mil soldados morirían en el asalto a Berlín abandonaron la preocupación de Churchill.

Hoy el mundo no solo ve la imagen de soldados soviéticos izando la bandera soviética en el Reichtag alemán, sino que conoce que solo lo lograron tras una lucha feroz que enfrentaron por cada oficina y pasillo en ese edificio, en  combates cuerpo a cuerpo entre alemanes y soviéticos, que puso el fin a esta cruel guerra.  

Los mandatarios alemanes, ingleses y norteamericanos han dicho que no asistirán a la celebración del 70 aniversario de la victoria en la Plaza Roja de Moscú. Parecen olvidar a Churchil, quien expresó: “Ningún país aguantaría las heridas crueles y terribles que Hitler asestó a Rusia. Pero los soviéticos no solo sobrevivieron; se recuperaron  y le infligieron al  ejército alemán un golpe de tal poder, que ningún otro ejercito del mundo podría haberlo hecho”.