elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Gran Guerra, como fue llamada originalmente la primera guerra mundial (1914-1918), participaron al menos diez nicaragüenses. Cinco de ellos se consignan con cierta amplitud, mediante informaciones orales principalmente, en el número 231 de la revista Magazine (marzo, 2014): Salvador Chamorro, Enrique Geyer Abaunza, Alberto Vogl Baldizón, Salvador D’Arbelles y Salomón de la Selva. Asimismo, se citan otros cuatro, entre ellos un “Humberto” (nombre errático que suministró, como de costumbre, Eddy Khül), de quien se informa casi nada.

Pues bien, tres nicas más combatieron en dicha hecatombe: el leonés Sixto Oconor, el matagalpino Francisco Bustamante y el granadino Héctor López; el primero en las fuerzas de Francia, el segundo en las de Alemania y el tercero en las de Estados Unidos. He aquí los datos sobre ellos con sus fuentes.

Sixto Oconor

Soldado y liberal de partido. Nacido en el barrio de Zaragoza, León, falleció el 20 de mayo de 1920 en Niza. Antes de viajar a Europa, “quería ser el liberador de su patria. El yugo norteamericano le causaba furor; la corrupción del partido conservador le provocaba asco” ––refiere su amigo nicaragüense Agustín Sánchez Salinas, cuando ambos vivían en España.

A principios del invierno de 1916, Oconor partió de la Estación del Norte en Madrid para combatir, al lado de Francia, en la Gran Guerra. Ingresó a la Legión Extranjera y obtuvo, además del grado de sargento, la Cruz de Hierro y otras condecoraciones que lució en su valiente pecho. El gobierno francés recompensó con mil francos a su madre por los servicios que él había prestado. Sus restos se depositaron en el Panteón de los Héroes, Niza. Y sobre su tumba, circundada por una verja de hierro, se colocó una cruz de madera con esta leyenda: “Sixto Oconor (1890-1920) / de León de Nicaragua, / Centroamérica / peleó valerosamente / en defensa de una causa justa. / Francia lo reconoce. / Loor a su memoria (Véase mi texto “El heroico y desdichado Sixto Oconor”, Ventana, 14 de enero, 1989).

Francisco Bustamante

Pianista y compositor. Nacido en Matagalpa el 8 de octubre de 1893. Estudió música en León con el maestro Félix Pedro Buitrago, recién egresado del conservatorio de Guatemala. Ejecutó el piano en el homenaje tributado a Rubén Darío en León el 22 de diciembre de 1907. Rubén, reconociendo su calidad, le dijo: “Eres un geniecito admirable”. En 1913 fue enviado por su padre, Manuel Bustamante, al Conservatorio de Leipzig. “Yo adoro a mi patria ––declaró en una entrevista de 1921––, pero también amo los cielos de Alemania. Fui a la guerra, estuve sesenta días en los bosques de Argona y salí dos veces herido”. Durante su permanencia en el frente, se entretuvo ofreciendo conciertos en las trincheras. Compuso más de diez piezas musicales, entre ellas “Danza oriental”. Luis A. Delgadillo se inclinaba ante él. Recorrió como pianista varios países de Europa y el más alto triunfo lo obtuvo en Dinamarca. Visitó a su familia en Matagalpa de 1920 a 1921.

Cincuenta años más tarde lo conocí en su ciudad natal y le hice una entrevista (La Prensa, 21 de diciembre, 1971).

Bustamante estaba de visita y residía en Nueva York con un matrimonio puertorriqueño. Me comunicó que a su hija se le había olvidado que tenía padre. Julián N. Guerrero y Lola Soriano le dedican varias páginas en el segundo tomo de sus 100 biografías centroamericanas (Managua, Imprenta Nacional, 1973, pp. 353-357).

Héctor López

Ingeniero civil de profesión, graduado en la Universidad de Lehigh, Pensilvania. Hijo del licenciado Santiago López, de Granada, pariente cercano del general José Santos Zelaya y liberal por los cuatro costados. En 1926 trabajaba para la Bragman’s Bluff Company en Puerto Cabezas. Dibujó, por encargo del general José María Mocada, un minucioso mapa coloreado de Laguna de Perlas, muy útil para la victoria obtenida en ese sitio por el mismo Moncada. “Era un hombre que valía mucho, pero modesto y callado”, según Luis Mena Solórzano que lo considera “héroe de la [primera] guerra mundial. López participó en casi todos los combates de las fuerzas expedicionarias comandadas por el general John L. Pershing” (“Los arquitectos de la victoria liberal. Apuntes de un soldado”, Libro del Mes, Revista Conservadora del Pensamiento Centroamericano, núm. 126, marzo, 1971, p. 14). Agradezco a Juan Velásquez Molieri el suministro de esta fuente.