•  |
  •  |
  • END

...y si pica no mortifica. Así de sabio es el popular refrán que muchos latinoamericanos conocemos perfectamente; creo que a veces quienes tratamos modestamente de hacer análisis políticos o sociales, podemos caer en el grave error de hacer esos señalamientos desde nuestros propios puntos de vista, desde nuestra óptica y formación personal, claro que de ninguna manera podemos hacerlo de otra forma, sin embargo, tras años de estar en esta lucha de querer educar a la población, o de alguna manera tratar de influir en aquellos que tienen el poder en sus manos y no vemos que hacen nada para mejorar la situación, es difícil llegar a otras conclusiones que no sean aquellas que de previo nos hayan obligado a ver las cosas desde los ojos de otros.

Es muy discutible el tema de la relatividad, eso nos llevaría a un interminable debate por tratar de saber quién tiene la razón, esto puede medirse incluso a través de procesos políticos de participación donde, a través de una votación transparente y sin fraudes, la población tenga la oportunidad de manifestarse en una urna que tenga garantizada su transparencia desde el inicio del proceso hasta el final, y si por cualquier razón, a pesar de haber dado espacio a los diferentes grupos de observadores nacionales, internacionales e interplanetarios, si todavía persistiera alguna duda, entonces el oponente, no satisfecho, pudiese pedir una revisión de las actas en mano sin ningún tipo de trauma o violencia, claro que en estos momentos eso es simplemente imposible en Nicaragua con el nefasto sistema electoral que nos avergüenza día a día, no por el inmenso fraude que acaban de cometer, sino por las constantes conferencias de prensa en donde lo mejor sería que no aparecieran queriendo justificar semejante barbaridad, y con una cara de sinvergüenzas que ni ellos mismos se lo creen, pero me veo obligado a aclarar que sin duda alguna hay municipios donde los candidatos ganaron arrasadoramente, ya sea por su calidad personal o porque su antecesor hizo un excelente trabajo en la comuna, a esa gente sin duda alguna hay que felicitarla, pero hay que recriminar a aquellos que, habiendo ganado justamente, sin necesidad, salen a tomarse carreteras para golpear a sus propios hermanos en un plan totalmente servil, como queriendo pagar una deuda inexistente, pues aunque su propio partido los haya electo como candidatos a pesar de haberlos mandado a secuestrar, saben en el fondo que los eligen por sus propios méritos y que a los únicos que les deben respeto y subordinación es a los propios habitantes de su municipio, ojalá y no se sigan enredando estos señores.

¿Pero qué pasa con aquellos políticos que renegaron hasta la muerte de fuerzas políticas y juraron ante el pueblo que no se acercarían jamás a todos esos ladrones, traidores, corruptos y todas esas bascosidades vertidas en público y en privado? Parece ser que de nada les sirvió quererse autoconvencer, pudo más el interés personal, y al final de todo se pusieron la bandera del “adversario a muerte”, y corrieron en la campaña bajo su protección para luego estrellarse contra la pared, rompiéndose los pocos dientes que les quedaban; ahora, tras los resultados, todo el mundo se queja, se quejan hasta aquellos mismos que hicieron lo que quisieron con la Constitución Política y las leyes de este país, esos mismos que ahora quieren cambiar las normas piensan que el pueblo nicaragüense ya se olvidó que ellos y sus partidos políticos fueron quienes diseñaron como camisa a su medida la propia Ley Electoral, ¿quiénes fueron los que iniciaron el pacto y se repartieron las instituciones del Estado? ¿Quiénes eligieron a magistrados por ser alienados políticos y no por méritos profesionales? Pues la respuesta es sencilla, son los mismos que ahora con descaro se rasgan las vestiduras al darse cuenta de que los resultados salieron diferente a los esperados de acuerdo a las propias mañas contenidas en la Ley Electoral, por eso ahora me dan risa en esos corre y corre, cuando saben perfectamente que es muy tarde para llorar por haber ingerido una sobredosis de su propia medicina fabricada en los laboratorios El Carmen-El Chile, así son de claras las cosas, la verdad es que no sé si ellos tengan tiempo de redimirse, ese cuento de que andan defendiendo los votos del pueblo es pura mentira, ni de eso fueron capaces, todos sabemos que guerra avisada no mata a soldado, entonces, sabiendo que se avecinaba semejante barbaridad de elección y que no había observadores ni garantías de transparencia, ¿por qué permitieron que se realizaran las elecciones? Bien las pudieron haber retrasado, al igual que en la Costa Caribe, perfectamente lo pudieron haber hecho, y que ahora no me vengan con el cuento que confiaban en los valores morales de los magistrados del Consejo Supremo Electoral.

Entonces, al igual que los candidatos masoquistas, estos mismos políticos deben recordar que sarna con gusto no pica; es ahora que me doy cuenta que el análisis debe de hacerse desde el punto de vista de que toda esta gente hace estas cosas porque está totalmente consciente de ello, por tales motivos reitero que lo hacen por su gusto, y de ahí que ni deben quejarse de algo que con mucho gusto ayudaron a destruir: la democracia en Nicaragua.

Pero este gusto a la sarna también llega a la misma población, siempre decimos que los pobres son engañados, que son votos irracionales e impulsivos, que a los pobrecitos los compran con una cocinita y un tanque de gas, con un puestecito de venta de pollo, arroz y frijolitos para el pobrecito Pueblo Presidente, que a la pobre gente la amenazan para que voten por el partido, ya que de lo contrario le quitarán el trabajo, ¿y si a lo mejor estamos totalmente equivocados? A la larga es una nueva tesis política en coincidencia con aquella de que el pueblo tiene el gobierno que se merece, es que la verdad no encuentro, tras avanzada la democracia y la libertad absoluta que la gente tiene de hacer un voto secreto, que todavía sigan ganando votos gente corrupta, ladrona, inepta e incapaz, que cree que con sólo juntar las manos, como el Dalai Lama, la divina providencia la va a iluminar y le dará virtudes en la administración pública, ¡como si se tratara de administrar un gimnasio de barrio!, ¡o como si se tratara de administrar un banco quebrado! Sarna con gusto no pica, entonces, ¿cómo nos explicamos que la gente siga votando por candidatos en municipios que tienen décadas de estar atrasados, los parques a oscuras y destruidos, las calles con miles de cráteres, sin centros recreativos sanos para el pueblo, con una recesión del comercio y sin futuro, una alcaldía con constantes e interminables escándalos de corrupción, con nepotismo, con funcionarios envueltos en actos delincuenciales, con todo tipo de chanchadas habidas y por haber, y sabiendo que si gana el candidato de ese mismo partido lo que hará es seguir manteniendo en el mismo puesto a los mismos ladrones, y que en cuanto asuma el cargo el nuevo titular hará un pacto de “caballero corruptus” con el saliente para desaparecer todas las pruebas de corrupción de su antecesor por el bien del partido?, por eso mirábamos a muchos alcaldes actuales que parecían perros falderos detrás de los candidatos que supuestamente ganarían limpiamente, en fin, si fuera cierto que ganaron sin fraude, debemos entender que fue la
mayoría del pueblo quien los eligió, unos lo hicieron muy bien, otros lo hicieron contra toda lógica nuestra, la que ellos no pueden ver, porque al final dicen que el pueblo no se equivoca, y por ello deben tener y aguantar el alcalde que se merecen. ¡Gracias a Dios que yo no voté por ellos!