Jorge Isaac Bautista Lara
  •  |
  •  |

Diana Uribe es una Historiadora colombiana, que entre las conferencias que ha brindado existe una que narra la Historia de Irak. Es una larga y muy documentada conferencia. Llegando un momento que abordó al Presidente Saddam Hussein (1979-2003); aliado de Occidente, que se prestó por ocho años (1980-1988) para hacer la guerra a Irán, cuando los Chiitas asumieron el poder en 1979, siendo él Sunita. Occidente y países sunitas se abocaron a darle armamento y financiamiento contra Irán. Muy pocos se percataron que era la primera vez en la Historia que los Chiitas lograban el control y poder en un Estado bajo el liderazgo del Ayatolá Jomeini, luego de más de 1,300 años de una historia adversa del Chiismo, en una agenda mucho más larga que la occidental. No pudieron revertirlo, pero sí desgastarse (Irak e Irán), logrando Israel y Arabia Saudita quedarse como potencias regionales en ese momento.

Previo, la caída del Shah de Irán (Mohammad Reza Pahlevi), marcó el primer cambio de paréntesis, cuando este menospreció el papel de los Chiitas en su país. En ese momento en Medio Oriente las revoluciones las estaban haciendo las religiones. No lo entendió y cayó (1979).
Pero no es ese el punto, sino la posterior acción de Saddam preso de su deplorable economía en que le dejó sumido la guerra, donde nadie quiso luego apoyarlo para levantarla, cometió la insensatez de invadir Kuwait (1990) mientras el campo socialista sucumbía. De Bipolaridad se pasaba con rapidez a Unipolaridad de EE.UU., y este se instalaba en el contexto internacional global, tratando de prescindir de la ONU.

Un poder que se tenía que demostrar, y así Diana Uribe analiza que, como en el Algebra, se dio un cambio en el signo del paréntesis global, y ello significaba que todo el resto que estaba dentro cambió. Saddam no se percató de este cambio, antiguo aliado de EE.UU., fue ubicado como la bestia peligrosa de un día a otro, dejando de ser el Dictador dulce que pintaron a la opinión mundial, algo que en realidad nunca fue. Solo que ahora existía un cambio de la política global. Y aquí EE.UU. encontró el pretexto perfecto para mostrar la nueva realidad, su poderío y tecnología de última generación en tierras y aire, con sangre de Irak, sangre ajena. Los centenares de miles de muertos inocentes, fue el precio que cobraron para  mostrar un nuevo orden.

Los Imperios no tienen sentimiento. Prima la expansión y consolidación del poder. Dando hoy al bisturí de la violencia que raja las entrañas el nombre afelpado de daños colaterales o fuego amigo. Hablamos de los Imperios como la forma de estructura más antigua, no la única, de las sociedades que han existido. No es la del Estado Nación, que es un fenómeno reciente en la Revolución Francesa.

En cualquier sociedad, época y continente se les encontrará. Y su formación y rivalidades fueron motores de la historia. Al menos eso es lo que dice “IMPERIOS”, el libro de Jane Burbank y Frederick Cooper, ante una estructura que sufren de nostalgia de expandirse constantemente. El Estado-Nación… “es un fenómeno reciente que nunca se ha realizado de manera completa”… Pero los Imperios, con propias realidades económicas, surgieron y resurgieron a lo largo de miles de años con formas, políticas, administración y dimensiones territoriales tan variables. Saber su papel es crucial, nos dice Jane y Frederick, para entender la historia  y actualidad del mundo.

Ellos no han tenido en sus contextos fidelidades sólidas, a como tampoco resistencias permanentes, sino “una acomodación eventual”. Y han ido cambiando sus facultades y estrategias en la medida que los conflictos, rivalidades y tecnología se les presentaban. Dando cambio en los paréntesis para transformarse y sobrevivir ante nuevas realidades que aparecen y desaparecen. A nosotros nos resultan los Imperios, las realidades políticas en que nos toca vivir. Realidades de Estado claramente duraderas para estos autores. Nos puede tocar estar dentro, fuera, contra o sacando provecho de un Imperio. Pero difícilmente ajenos a ellos, menos ahora con tecnología y comercio global. Realidad que ni los mismos Imperios se salvan.

Cuando se le preguntó al Secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, sobre el cambio de la política con Cuba ha dicho de manera lacónica “las circunstancias han cambiado”. Es decir cambio de paréntesis. Algo que abarca indudablemente a Irán. Distinto contexto y protagonistas que presionan a citar algunos; China y el retorno de Rusia a la palestra internacional.