Lesli Nicaragua
  •   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siempre se ha dicho que solo existe un personaje que representa la cultura popular nicaragüense: el güegüe, un viejo taimado que en su ancestral y socarrona sabiduría es capaz de adulterar la realidad con la sutileza de la homofonía. De ahí que El Güegüence se atesore como nuestra máxima obra artística que apareja literatura, lingüística y baile. Pero la pregunta que cabría responder con suma astucia es la validez de esa premisa del habilidoso embaucador o si por el contrario resurge la del poliédrico rebelde que matiza su discurso como arma de verdadero doble filo. 

Por este mismo carácter polisémico es que ha sido analizada desde distintos ángulos: social, político, religioso, cultural. 
Desde este último la Unesco lo exaltó a Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en 2005. Reconocimiento que este año arriba a su décimo aniversario, ocasión precisa que la UNAN-FAREM Carazo escoge para realizar un diplomado sobre esta insigne obra. 

Así lo expresa el decano de esta Facultad, el maestro Raúl Arévalo, un hombre muy pulido, de voz más bien pausada que encaja perfectamente con su personalidad y sensibilidad literarias. “La FAREM  se comprometió a desarrollar este diplomado sobre El Güegüence por dos razones, celebrar el décimo aniversario de su clasificación como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad y porque nuestra Universidad siempre se ha sentido comprometida con abrir las puertas del conocimiento científico y literario a la comunidad nacional. Y máxime cuando se trata de estudiar una obra que para muchos representa no solo la cultura popular, sino que constituye un paradigma de rebelión social”, manifiesta Arévalo, mientras desde su despacho ultima detalles del programa del diplomado.

El programa, continúa Arévalo, contempla realizar ocho jornadas, a efectuarse cada viernes a partir del 22 de mayo, para finalizar el 10 de julio. “La idea es que en cada ponencia se encauce una línea temática central, que el público asistente reorganizará en su mente a través de las diversas perspectivas que plantearán los disertantes”, aclara el Decano, hermenéuticamente correcto. El horario escogido es de nueve de la mañana a doce del mediodía, y el local, el Auditorio Eliseo Carranza, de la FAREM Carazo. “Hay que resaltar que el diplomado es gratuito y dirigido al público en general, al que esté interesado en acumular conocimiento de esta magna obra”, finaliza el maestro Arévalo.

Para estas jornadas de disertaciones se contará con la presencia de renombrados estudiosos del tema, entre ellos literatos, lingüistas y culturólogos, como Carlos Mántica y Francisco Martínez. Además, se ha coordinado en este esfuerzo con el Guardián de El Güegüence, el ingeniero diriambino Marvin Alemán González, gran estudioso de la obra y quien no ha escatimado tiempo para buscar el apoyo necesario en las distintas comunas de Carazo, que se la han prometido de muy buena gana. Y también se ha movilizado por toda la región en busca de los viejos tradicionalistas de la obra, componente humano que revaloriza aún más el evento. Alemán constituye el nervio central de esta incesante búsqueda del patrimonio más tangible que encarnan los hombres y mujeres que anualmente se esfuerzan por representar al güegüe que son.   

La musicalización y representación estarán a cargo de los grupos de guardianes de El Güegüence de Diriamba, un esfuerzo enorme que están dispuestos a realizar para que el evento sea de gran envergadura. La coordinación de este gran evento está a cargo de este servidor. Así que desde ya se les invita a asistir a estas magníficas presentaciones que articula la UNAN-FAREM Carazo con las distintas alcaldías de esta región, los promotores y los tradicionalistas de El Güegüence. Toda una maquinaria cultural que se ha puesto a funcionar para que usted disfrute de un vasto análisis y revaloración social, esta obra representativa del pueblo nicaragüense. No falte.