Álvaro Ruiz Cruz
  •  |
  •  |

¿Por qué existimos? ¿Por qué existe el Universo? Son dos palabras que el hombre se ha hecho desde el amanecer de su existencia. Hacer algo de la nada es crear. “crear es dar existencia, hacer que un ser comience a existir” (Karol Wojtyla).

¿Por qué existe ALGO en lugar de NADA? La respuesta es evidente, porque un SER ETERNO creó de la NADA todo lo que existe. Lleno de asombro, nos preguntamos algunos: ¿Quién fijó el curso de los astros, que determinaron el tiempo del verano y el invierno, la época de siembra y recolecta, el día y la noche? ¿Quién proporcionó su orden a las palabras y a los animales y dio fertilidad a la tierra? ¿Quién hace brotar la vida en el seno de las madres? ¿Qué hubo al principio y que había al fin”.

Los hombres investigan la Tierra, que es un espacio vital. Explican cómo la diversidad de la vida se va desarrollando a lo largo de milenios. Es preocupante la vida de nuestro planeta, como ciudadanos estamos conscientes que la Tierra está amenazada por nuestra irresponsabilidad, pero no queremos tomar conciencia.

Los problemas de la sociedad no se han reducido. El tiempo sigue su curso, entre tanto vamos hacia una nueva generación con problemas también nuevos, acerca de nuestra forma de vida. ¿De qué nos ocupamos realmente? ¿Cómo queremos vivir en el futuro? La crisis ambiental que estamos viviendo hoy en día va agrandándose más a una catástrofe global y permanente. Los polos se derriten, la capa de ozono se debilita, incendios forestales, volcanes irritados, inundaciones nunca antes vistas, olas de calor, período de sequía no esperada, contaminación del aire y los suelos, extinción de especies.

¿Quién quiere resucitar a este mundo que muere? ¿Quién cuando mire la tierra y las tragedias? ¿Quién es capaz de salvar este mundo decadente? Dios nos invita a salir de nosotros mismos. “Amar y ver las grandes cosas, capacidades y redondez del mundo en la cual están tantas y tan diversas gentes” (E.E. 103).

Nuestra Tierra es solo un pequeño astro en el gran Universo. De nosotros depende el convertirlo en planeta cuyas criaturas no se vean azotadas por las guerras atormentadas, la destrucción de nuestra ecología, el hambre y el miedo divididas por la absurda separación por razas, color de piel o ideología.

Nos interesa muchísimo conocer cuándo fue creado el mundo, en ¿qué época apareció el hombre? ¿Cuál fue la cuna de la humanidad? Pero nada de esto nos habla La Biblia, pues no es libro científico, sino religioso y lo único que le interesa decirnos es que la naturaleza es obra de Dios y que Dios intervino de modo especial en la creación de todo cuanto existe en nuestra Tierra.

Miremos nuestra naturaleza. Todo esto Dios lo ha creado por nosotros. Pues sí. Dios encarga a los seres humanos que sean compañeros fieles de los animales y de las plantas, que protejan y defiendan la vida, que no exploten la tierra sino que la guarden y conserven.