Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando visito Estados Unidos admiro y disfruto como turista las ventajas de ese país desarrollado, no solo en lo económico sino en educación, orden, respeto a la ley y a la institucionalidad, democracia, libertad y otras virtudes que tiene en común con el resto de países del llamado “primer mundo”, como son la mayoría de los países de Europa, Japón, Canadá, Australia y otros. 

Es imposible visitar un país del "primer mundo” y no ir de compras con tanto comercio y facilidades, en estas sociedades llamadas “de consumo” porque su base económica está en el capitalismo que se rige por las leyes de la oferta y la demanda, y ellos tienen mucha oferta y mucha demanda de bienes y servicios. Aunque me llama la atención que en Estados Unidos --igual que en Europa-- casi todo es hecho en otros países (encontré incluso algunos de Nicaragua) y casi nada es “Made in USA”, como era en décadas pasadas. La mayoría de bienes que venden son de China. Pero independientemente de eso la economía está bien y su sistema funciona adecuadamente. Parece que la administración Obama resolvió bien la crisis económica que heredó. 

Pero el tema que quiero compartir es que me encontré con muchas cosas "Made in Vietnam" y no pude dejar de recordar que desde 1959 hasta 1975 Estados Unidos peleó en Vietnam la guerra más larga y dolorosa de su historia, la cual perdió. El caso es que a pesar de las pérdidas humanas, el costo económico, el dolor y el trauma sufrido por millones de estadounidenses, Estados Unidos políticamente no perdió nada ni les afectó en su seguridad nacional perder esa guerra, ¡como tampoco habría ganado nada si la hubiese ganado! Entonces, ¿para qué peleó una horrorosa  guerra cuyo resultado no tenía relevancia para ese país?

Trataron de impedir la reunificación de Vietnam bajo un gobierno comunista. Participó Vietnam del Sur con el apoyo de Estados Unidos y otras naciones, contra la guerrilla local del Viet Cong y el ejército de Vietnam del Norte, respaldados por China y la Unión Soviética. Estados Unidos (oficialmente) tuvo 58,159 soldados muertos, 304,704 heridos en combate (incluyendo muchos discapacitados) y 3,104 desaparecidos. Miles quedaron sufriendo serios trastornos mentales, otros cayeron en el alcoholismo o la drogadicción después de vivir lo que los excombatientes califican de "un infierno". El costosísimo esfuerzo de Estados Unidos para evitar la reunificación bajo un gobierno comunista, fracasó. El Ejército de Vietnam del Norte tomo Saigón, capital de Vietnam del Sur, y unificaron el país el 2 de julio de 1976.  

Quedó Vietnam gobernado por un Partido Comunista que impone su dictadura, sin libertades públicas, como todos los gobiernos comunistas. Pero, siguiendo el camino de China, coexiste el libre mercado que ha traído progreso y prosperidad al país. El crecimiento económico anual de Vietnam es de los más altos del mundo, solo superado por China (actualmente la primera potencia económica mundial). Aunque en Vietnam --como en China-- se siguen experimentando grandes carencias, hay mucha población pobre y disparidades en el tipo de asistencia médica, educación y acceso al bienestar económico. Sin embargo, teniendo un gobierno comunista, Estados Unidos mantiene con Vietnam excelentes relaciones, no son enemigos y no representa ninguna amenaza para ellos. Entonces, ¿para qué les hicieron aquella guerra? Podemos agregar, ¿para qué las guerras de Afganistán e Irak, países que tampoco han significado ninguna amenaza realmente? Y en resumidas cuentas, ¿para qué involucrarse en tantos conflictos Estados Unidos, o mejor dicho, sus gobiernos? ¿Para qué crearse enemigos sin necesidad? ¡Vivirían más tranquilos!